Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cualquier duda, comentario, problema, etc no escriban x el chat o por los temas, solo mandenme un email a [email protected]

Jennifer Taylor – Varias Contemporaneas

Cuando la columnista de recetas culinarias Michaela James descubrió por casualidad el sistema de calificaciones que el célebre millonario Keir Grant usaba para escoger a una esposa, también se enteró de los extremos a los que ese hombre llegaría para comprar su silencio. ¡Pero ella no se vendía a nadie!
Sin embargo, a pesar de la conducta de Keir y de los propios sentimientos de Mickey, ella pronto empezó a pensar que, si alguien merecía diez, la calificación perfecta ¡debía ser ella!

No había la menor duda: Maggie siempre amaría a Matt. Se enamoró de él cuando lo conoció cinco años antes, y todavía lo amaba, aún cuando ya se habían divorciado. Siempre que se veían discutían, y eso era algo que ella no podía soportar. Después de todo, cuando dos personas se amaban, la vida debería ser toda mimos, besos y cenas a la luz de las velas… ¿no? Además, Maggie guardaba un secreto que Matt jamás debía descubrir. Por eso ella se propuso evitarlo a toda costa

La enfermera Beth Campbell le había prometido a su hermana que jamás revelaría la identidad de su hija al padre de la pequeña. Pero, ahora que Beth tenía a Hannah a su cuidado, y necesitaba ayuda, sabía que tenía que encontrar al padre.
El doctor Adam Knight se puso furioso al saber que tenía una hija, pero tenía claro que quería empezar a formar parte de la vida de Hannah. Entonces también formaría parte de la de Beth… y eso podría desatar toda la atracción que había entre ellos. Una atracción a la que Beth estaba empeñada en resistirse porque sospechaba que, de quien estaba él realmente enamorado no era de ella… ¡sino de su hermana!



Fran Williams, la excelente reportera de radio, era conocida por su honestidad profesional. Por eso cuando Luke Calder descubrió discrepancias en su investigación, ella se sintió muy mal.
Y esa sensación empeoró con el hecho de tenerlo constantemente a su lado. Pero fue el colmo cuando Luke insistió en que ella se hiciera pasar por su amante. Ese hombre petulante no podíia salirse siempre con la suya… ¡de eso se aseguraría ella!

¿Por qué un rico y exitoso hombre de negocios como Aaron Blake tendría tanto interés en ayudar a Kate, una fracasada mesera sin perspectivas?
“¿Qué obtienes tú de todo esto, Aaron? le preguntó Kate. “Desearía poder creer que has hecho todo esto por alguna razón altruista pero, francamente, ¡dejé de creer en los cuentos de hadas hace muchos años!”


Diez años atrás, Rachel y Stephen habían mantenido una relación cuyo resultado fue Jamie. Por motivos personales, Rachel le había contado que Jamie era hijo de otro hombre. Pero cuando al final reconoció ante Stephen que él era el padre, éste no quiso creerlo. Estaba convencido de que era una mujer taimada y calculadora que haría cualquier cosa para conseguir lo que quería… y daba la impresión de quererlo a él.

Michael había vuelto y tan arrogante como Claire lo recordaba. ¿Cómo se atrevía a pensar que podía volver a su vida y empezar donde la habían dejado?

¿Cuántas parejas casadas tenían la oportunidad de enamorarse de nuevo? Anna podía haber perdido la memoria, pero recordaba a su marido y lo mucho que lo amaba. Ricco Falcone no era un hombre al que se pudiera olvidar con facilidad.
Pero, ¿lo conocía de verdad? Mientras los retazos de memoria empezaban a encajar unos con otros, empezó a comprender que había muchas más cosas acerca de su marido de las que parecía…


Holly Ross se marchó de Yewdale después de la muerte de su madre, pero un año después decidió volver a su casa.
La aguardaban muchos cambios, entre ellos una nueva madrastra. Peor el mayor cambio de todos fue el de sus sentimientos por el doctor Sam O’Neill. Sam había planeado, hacía ya mucho tiempo, irse a trabajar a África, pero si él compartía sus sentimientos, y Holly creía que así era, ¿podría convencerlo para que se quedase en Yewdale?

Beth había sido lastimada gravemente. Cuando perdió su trabajo y su hogar, la única persona a la que pudo acudir fue David Kane. Por alguna extraña razón, él le ofreció no solo un empleo y un hogar, ¡sino también matrimonio! ¿Qué sucedía? Mientras David se convertía en la respuesta a sus sueños, era obvio que guardaba un secreto y Beth no podía descubrirlo.

Después de una experiencia desastrosa, el doctor Matthew Hunt había decidido no relacionarse más con ninguna mujer, hasta que conoció a Nicola Thorne. Llegó a la entrevista tarde y vestida más para ir a una fiesta que para solicitar un trabajo, por lo que le resultó sorprendente que aquella exótica mujer quisiera trabajar en un pueblo.
¿Sería Nicola la que le haría cambiar su opinión sobre las mujeres?

Vivir en Yewdale no le resultaba difícil a la doctora Allen, ya que amaba el lugar y su gente. Trabajar con su padre en la consulta había sido un placer, hasta que su salud se resintió y él decidió jubilarse.
Los cambios no le gustaban a Elizabeth, así que no le agradaba mucho la idea de trabajar con el doctor James Sinclair. Además, siendo londinense, seguramente aquello le resultaría aburrido.
Elizabeth se dio cuenta rápidamente de que se había equivocado, pero le costaba mucho admitir lo que sentía por aquel hombre tan carismático. Sin embargo, él le había dejado muy claro su interés por ella… pero antes de que pudieran resolver aquel torbellino de sentimientos, llegó a Yewdale la antigua prometida de James…

Actualizacion!!

Sharon estaba convencida de que la tensión que había entre el doctor Matthew Dempster, su nuevo jefe, y ella se debía a que ella no le gustaba, pero entonces descubrió que lo que ocurría en realidad era que le gustaba demasiado. Al conocer a su hija entendió por qué él mantenía las distancias: estaba entregado en cuerpo y alma a su trabajo y al cuidado de la pequeña. Después del trauma que había sufrido en el pasado, había decidido olvidarse de todo lo demás; se negaba a volver a sufrir por amor. Quizás Sharon fuera capaz de hacerse un hueco en su vida y los dos juntos pudieran encontrar el amor y la familia que tanto merecían…

El matrimonio de Katherine parecía perfecto. Jordan, su marido, era guapo, rico y encantador y tenían un hogar aparentemente idílico. Aunque, en realidad, el suyo era un matrimonio de conveniencia que ella había aceptado porque le parecía cómodo y se ajustaba a sus necesidades. Pero, un año después de casarse, su tranquilidad se vio alterada cuando Jordan le exigió que fuera su esposa en todos los sentidos.
¿Se atrevería Katherine a aceptar aquello? Después de todo, ella deseaba secretamente a Jordan. Sólo tenía que recordar lo que había ocurrido durante su noche de bodas para reconocer cuáles eran sus auténticos deseos…

Cuando volvió a ver a Luis estuvo a punto de desmayarse. Juntos habían vivido un noviazgo de cuento de hadas, hasta la noche de bodas, en la que la cruel realidad obligó a huir a Laura. Pero Luis había ido a buscarla para llevarla de nuevo a España, y eso significaba que ella tendría que enfrentarse no sólo a un matrimonio sin amor, sino también con una antigua amiga de la familia, Mercedes. ¿Cómo podría vivir Laura enamorada de un hombre que no la amaba y cerca de una mujer que sería mucho mejor esposa para Luis que ella?

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.