Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cualquier duda, comentario, problema, etc no escriban x el chat o por los temas, solo mandenme un email a [email protected]

Edith Wharton – Varios


La casa de la alegría “The House of Mirth” es la segunda novela de Edith Wharton, publicada en 1905 y posterior a su primer libro, Santuario.
Lily Bart. Mujer soltera, de prominente belleza. Enamorada de Lawrence Selden, Lily rechaza el amor de éste con tal de ajustarse a las crecientes exigencias de la clase a la que pertenece. Siempre elige el peor momento para poner en marcha sus planes de conseguir dinero, por lo que más adelante, una rival (Bertha Dorset) la acusa falsamente de querer casarse con su marido.


Una viva descripción de los usos, costumbres y moralidad de la sociedad norteamericana de los años 1870. Una novela social. Pero más allá de ello, La edad de la inocencia es también una novela psicológica. En efecto, por una parte conocemos ese mundo, su manera de vivir, su sentido de solidaridad, sus casas, sus salones, sus fiestas, sus comidas y, por sobre todo, sus convenciones sociales. Pero, por otra parte, nos adentramos también en los caracteres de los protagonistas, personas de carne y hueso que aman, ríen y sufren, y conocemos sus sentimientos, su modo de ser, la intimidad de su alma.
A ese mundo se incorpora Ellen. Es una joven inquietante que regresa de Europa después de separarse de su marido. La larga ausencia de su país natal la ha convertido en una persona diferente y no le será fácil -con toda su independencia y su osadía- incorporarse en la sociedad neoyorquina, donde se encontrará con su joven prima May y su prometido Archer. Un mundo amable, donde aparentemente no existen problemas ni contratiempos, una sociedad que vive sin darse cuenta de que su fin está cerca, pero, aun con sus muchos defectos y prejuicios, una sociedad que valora el sentimiento del honor y del deber.

Nueva York, mediados del siglo XIX.
Charlotte Lowell confiesa a su prima Delia que es madre de una hija secreta, nacida de una breve relación amorosa con un hombre que apareció fugazmente en su vida.
Los celos de Delia hacia la relación que Charlotte tuvo con ese hombre y los sacrificios que Charlotte está dispuesta a hacer por su pequeña, hacen su aparición y determinan el curso de la historia.
Charlotte renunciará a casarse, convirtiéndose en una solterona y Delia se hará cargo de la niña, sin que ésta conozca quien es su verdadera madre.
Melodrama en estado puro. Sin embargo, lo que convierte a “La solterona” es un excelente relato es la inteligente neutralidad con la que está escrita. Aquí no hay ni buenos ni malos: las reacciones o actitudes de las protagonistas son producto de una sociedad puritana, cerrada, de creencias éticas inamovibles, contra la que no pueden o no quieren luchar, ni se atreven a enfrentar, prefiriendo una vida de secretismos y apariencia.


Ésta es la historia de Undine Spragg, a quién su padre obliga a marchar a Nueva York tras su escandalosa fuga y matrimonio con el joven Elmer Moffatt. Divorciada de él, pronto empezará su escala de ambiciones casándose con Ralph Marvell pero los conflictos matrimoniales no tardarán en aparecer. Después de dar a luz a un hijo de Marvell, Undine viaja a Paris. Allí conocerá al conde Raymond de Chelles y pronto le pedirá a su marido que pague la anulación papal a cambio de quedarse él con el hijo de ambos. Al no poder reunir el dinero, Marvell se suicida y Undine se casa con el conde, de quien también se divorciará. Undine volverá a casarse con su primer marido, Elmer Moffatt, ahora enriquecido, pero el hecho de ser una divorciada norteamericana impedirá que Moffat pueda acceder nunca a un cargo diplomático y hará que Undine vea el final de sus ambiciones.


A KareAnn Eliza y Evelina Bunner, las protagonistas de esta novela corta, regentan una modesta mercería en un barrio humilde de Nueva York. Un día, con motivo de su cumpleaños, Ann Eliza le regala a su hermana un reloj. Este humilde objeto será el causante de que los cimientos sobre los que se asientan sus vidas empiecen a tambalearse.



Madame de Treymes es una novela amable pero maniquea, franca pero enrevesada, bella pero amarga. Un norteamericano ingenuo y bondadoso se enamora en Francia de una norteamericana no menos ingenua y bondadosa. Su amor se ve entorpecido por los prejuicios religiosos y sociales de la aristocracia parisina, que trata de impedir el divorcio de la protagonista para casarse con el galán. Quizás Edith Wharton no pudo evitar refererirse a su propia historia. Al fin y al cabo, ella fue una incomprendida norteamericana en París.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.