Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cualquier duda, comentario, problema, etc no escriban x el chat o por los temas, solo mandenme un email a [email protected]

Helen Brooks – Varios Contemporanea



Keir Durrell era un hombre muy especial. Hacía que Catherine se sintiera a salvo y necesitada, un sentimiento que había anhelado desde que descubriera que su madre la había abandonado nada más nacer. Keir era el hombre que había estado esperando toda la vida… pero había aparecido en el peor momento. Keir había enviudado recientemente y parecía no tener prisa en encontrar una segunda esposa. Y lo que Catherine necesitaba era encontrar a su madre, no un marido. Pero Keir la distraía con sus besos y Catherine se estaba volviendo adicta a ellos.




Amy Forbes se sintió la mujer más feliz del mundo el día que ella y Blade se unieron en matrimonio. La pareja vivía un romance perpetuo hasta que Amy descubrió un terrible secreto. Amaba a Blade, y él le correspondía… pero tuvo que huir de su lado, abandonarlo, para protegerlo de la verdad que lo arrastraría con ella a un infierno viviente. Sólo que Amy había olvidado una cosa… la determinación de un hombre enamorado…


 La deseaba y no pararía hasta conseguirla… ¡aunque tuviera que casarse con ella! Maisie Burns era una buena persona con poca experiencia del mundo, pero eso no impedía que el empresario Blaine Morosini la deseara. Maisie desconocía por completo el efecto que causaba en el enigmático italiano; se creía demasiado corriente como para se fijara en ella un hombre como él. Pero cuanto más tiempo pasaban juntos, más crecía la atracción que había entre ellos. Aunque Blaine siempre había creído que nunca desearía ningún tipo de compromiso con una mujer, había empezado a darse cuenta de que, si quería estar con Maisie, tendría que dejar atrás su vida de mujeriego… y convertirla en su esposa.





Sucumbieron a la tentación… Jacques Querruel era un hombre soltero de treinta y dos años que aparecía asiduamente en las revistas de sociedad acompañado de bellas mujeres y al que le gustaba jugar con sus propias reglas. Así que cuando dijo que quería que la tímida Holly Stanton fuera su secretaria personal, lo hizo como hecho consumado. Holly había jurado que no se dejaría atrapar por los encantos de su nuevo jefe, pero cuando Jacques la llevó a su lujoso apartamento parisino a trabajar codo con codo durante horas, supo que la tentación sería demasiado fuerte. Y mezclar los negocios con el placer era la especialidad de Jacques…


Enrico Meliora no ocultaba la aversión que sentía por Tania y todas las de su clase. Igual que un ángel caído, alimentaba a diario su desprecio, y Tania Miles era el objeto más reciente de su ira. ¿Por qué, entonces, no podía ella alejarse de él? Cuando Enrico la torturaba, ¿por qué terminaba ella siempre pidiendo más? ¿Qué tenía él que la había convertido en su prisionera y una víctima del amor?

 

Tendría que superar la tentación que suponía estar atrapada con un hombre tan sexy Marigold estaba deseando pasar las fiestas en la casa de campo de sus amigas… ¡sin un solo hombre a la vista! Pero una lesión en un tobillo la dejó al cuidado de su arrogante vecino, el guapo cirujano Flynn Moreau. Flynn se hizo cargo de todo e insistió en que Marigold se quedara con él. Y allí se encontraron pasando las Navidades los dos solos, en aquella enorme casa, mientras la nieve caía incesante al otro lado de la ventana. Una tormenta casi tan fuerte como la atracción que había surgido entre ellos…
Paige dejó atrás sus sueños de adolescente cuando supo que su futuro hermanastro, Declan Stone, estaba en contra de que sus respectivos padres contrajeran matrimonio. Aunque habían pasado muchos años, Paige no lo había olvidado. De hecho, la joven se prometió humillar al más arrogante de los hombres en cuanto tuviera ocasión. La ocasión acababa de presentarse y esa vez, nada podría detenerla…


Era una tentación imposible…
Su propia hermana le había robado a su prometido. Como resultado de esto, Cherry Gibbs estaba perdida en Italia, con su coche de alquiler parado en medio de una carretera secundaria. Se estaba preguntando qué más podía salirle mal cuando, al levantarla vista, se encontró con la penetrante mirada de Vittorio Carella.A pesar de que él tenía todo lo que ella se había jurado evitar, como un gran encanto y un deslumbrante atractivo, Cherry aceptó pasar la noche en la casa de su salvador. Muy pronto, se vio embriagada por el maravilloso entorno y seducida por las hábiles caricias de Vittorio.Sin embargo, aquello no podía ser real. Vittorio podría elegir cualquier mujer de la élite social de Italia. Entonces, ¿por qué se había fijado precisamente en ella?


Desde la repentina muerte de su madre, Katie había luchado por sobrevivir en un mundo que le era ajeno. Su padre y su hermano estaban dedicados en cuerpo y alma a sus profesiones, y además eran poco dados a expresar sus sentimientos… Así que cuando Carlton apareció, dispuesto a saldar las deudas de la familia si Katie se casaba con él, la joven supo que ese hombre era exactamente igual que su padre y su hermano: frío, arrogante y despiadado. Y también supo que lo amaría como a ellos, aunque nunca fuese correspondida…

¡No se iría a la cama con nadie por chantaje! Zeke Russell no tenía rival como abogado; era dinámico, inteligente y siempre ganaba. Por eso cuando su ex prometida, Melody Taylor, le pidió ayuda, Zeke aprovechó para saldar una vieja deuda. Melody creía que no volvería a ver a Zeke, pero ahora no tenía otra opción que tragarse el orgullo y aceptar su proposición de retomar la relación… aunque esa vez sería a su manera. Sin embargo, había una cosa que jamás conseguiría que hiciera…


Jaime de Rojas, representaba todo lo que Beth despreciaba en un hombre. Dominante, grosero y duro eran algunos de los adjetivos que, según ella, podían describirlo. Sin embargo, a la joven le pareció maravilloso aceptar el puesto de institutriz de su sobrino Mateo. Aunque quizás arriesgaba demasiado al quedarse en el rancho de Jaime en México…

Marshall Henderson conocía a Kelsey Hope desde hacía años, y ahora estaba de regreso en la vida de ella, sólo que esta vez le tocaba a Kelsey representar el papel de “la otra”. Ahora sabría lo que era enamorarse de un hombre como Marshall, enamorarse para ser rechazada… como todas las demás.


Janie no había tenido en su vida tantas razones para odiar a alguien como las que tenía para odiar a Kane Steel. Ese hombre ambicioso y sin escrúpulos había destruido el negocio de su familia y había causado la muerte de su padre. Janie estaba dispuesta a hacérselo pagar a toda costa… aunque el precio que tuviera que pagar por ello fuera que le robaran el corazón.

 

¡La convertiría en su esposa en Navidad! Blossom era una chica corriente, alguien que nunca atraería a un hombre rico por mucho tiempo. De hecho, sólo seis meses después de casarse, su primer marido la había abandonado por una despampanante modelo… en Nochebuena. Por eso cuando apareció en su vida Zak Hamilton, un empresario rico y poderoso, Blossom no comprendió que le pidiera una cita… y decidió no dejarse embaucar por él. Pero Zak comprendía perfectamente el miedo de Blossom y veía su modestia como un desafío. Tenía que hacerla suya…

De tímida secretaria… a amante en sus horas libres

Blaise West es el nuevo jefe de Kim Abbott y en persona es aún más formidable de lo que los rumores de la oficina le han llevado a creer. Tímida e insegura, Kim siempre ha procurado pasar desapercibida, pero ante la poderosa presencia de Blaise, se siente femenina y deseada por primera vez en su vida.

Es una combinación embriagadora, pero sabe que debe resistirse… Además, su mujeriego jefe le deja claro que quiere conocerla mejor, pero que nunca será para él más que una aventura temporal.

No era tan inmune a sus encantos masculinos como fingía ser

Toni George necesitaba un trabajo para pagar las deudas de juego que su difunto marido había acumulado en secreto. Con dos gemelas pequeñas que alimentar, no tuvo más remedio que aceptar un trabajo con Steel Landry, un famoso rompecorazones.

Steel se sintió intrigado y algo más que atraído por la bella Toni, aunque sabía que estaba fuera de su alcance…

 

«No te equivoques, Cory, te deseo» Nick Morgan era el tipo de hombre que podía tener a la mujer que desease. Rico e increíblemente guapo, seguía soltero, y no parecía tener el menor deseo de casarse. Desde luego cuando eligiera a su futura esposa, no sería una mujer tan normal e inexperta como Cory, que jamás atraería la atención de un seductor nato. Pero parecía que para Nick la inocencia de Cory era una especie de desafío…




Nada podía borrar los amargos recuerdos que Candy tenía de Cameron Strythe. Ese hombre había traicionado a su hermana y la joven prometió llevar a cabo la venganza a cualquier precio…
No imaginó que le costaría el corazón.

Luke Hawton lo tenía todo. Su aspecto imponente hacia volver la cabeza a las mujeres, era dinámico y un hombre de negocios de éxito. Sólo le quedaba un deseo por cumplir, encontrar a una mujer para hacerla su esposa y fundar una familia.

Los sueños de matrimonio e hijos de Josie se habían echado a perder trágicamente hacia años. Tuvo que aprender a vivir sabiendo que nunca experimentaría la alegría de abrazar a su propio hijo. Su vida era su carrera profesional. Josie sabía que no podía permitirse a sí misma tener una relación con Luke. Si se casaba con ella, él tendría que sacrificar su sueño de ser padre. ¿No era ese un precio demasiado alto a pagar por una mujer?


C
uando su padre murió, Nina se quedó sin nada, incluso iba a tener que vender la casa en la que había nacido para poder pagar sus deudas… Entonces llegó Steed y le hizo una proposición que no pudo rechazar. Steed pagaría a sus acreedores a cambio de que ella le perteneciera por completo. Era un precio muy alto y además, Nina estaba segura de que él se encargaría de que lo pagara con creces.


Dos años atrás, Marianne se había sentido la mujer más feliz del mundo cuando Hudson le propuso matrimonio. Pero también se sintió atrapada por el escándalo: su padrastro le hacía chantaje, pretendiendo llegar hasta Hudson a través de ella. Y Marianne estaba dispuesta a hacer cualquier sacrificio por él, aunque eso implicara abandonarlo y desaparecer de la faz de la tierra.Sin embargo, Hudson finalmente la encontró, y a pesar de los años transcurridos estaba decidido a hacerla su esposa. Sólo que en esta ocasión era orgullo lo que le impulsaba a hacerlo, no el amor.


¿Sería posible que fuera mutua la atracción que sentía por su jefe? Jeanie llevaba años enamorada de su jefe, Ward Ryan, y desde la fiesta de la oficina, él parecía estar mostrando cierto interés personal en ella.




Cuando era un estudiante, el atractivo de Logan Steer había resultado románticamente arrollador para el sector femenino. ¡Ahora resultaba devastador! Melly sabía demasiado bien que él producía este efecto en las mujeres, por lo que decidió que su relación fuera estrictamente profesional. Pero ella ignoraba que su gato, mermelada, veía las cosas de forma completamente distinta, y había hecho sus planes al respecto.



El millonario Raoul de Chevnair había conquistado a Leigh inmediatamente, insistiendo en que se casara con él hasta que ella aceptó. Pero su matrimonio no resultaría como ella había imaginado. Raoul la traicionó con otra mujer y esto la obligó a huir de su lado. Durante cinco años, él no hizo ningún esfuerzo para verla, pero cuando Leigh menos lo esperaba, cuando creía que al fin estaba recuperada de su fracaso, él apareció dispuesto a entrar de nuevo en su vida. No lo permitiría. Raoul tenía que comprender que todo había terminado entre ellos…


Una noche con su marido podría cambiarlo todo… Marsha Kane no esperaba volver a ver a su futuro ex marido. De hecho no lo había visto desde que lo abandonó al enterarse de que estaba teniendo una aventura. Ahora tendría que luchar para no volver a enamorarse de él, ya que la había engañado… ¿o no?
Taylor había decidido demostrarle a Marsha que quería que volviera con él, y él siempre conseguía lo que quería. Se convertiría en su apasionado marido y la seduciría de tal modo que ella no podría hacer nada para resistirse…

Georgina estaba trabajando en la empresa de su hermano sólo de manera temporal, pero entonces descubrió que el arrogante Matt Cervera estaba tratando de absorber el negocio y se dio cuenta de que tenía que dejar de trabajar allí inmediatamente. ¡Jamás podría estar a las órdenes de un hombre así!

Sin embargo, decirle a Matt lo que opinaba de él resultó no ser tan buena idea. Enseguida amenazó con retirar su oferta de compra, a menos que Georgie accediera a trabajar para él y a acompañarlo a su casa de España. Georgie se encontraba entre la espada y la pared, y Matt estaba empezando a atraerla irresistiblemente.



Reece Vance había trabajado duro para conseguir la fortuna y el éxito, y había aprendido a ser duro, cínico e implacable. Miriam era una optimista por naturaleza, pero su buen carácter se vio puesto a prueba cuando Reece la contrató para organizar una boda para su hermana que deslumbrara a la alta sociedad. Para ser un hombre que no creía en el matrimonio, Reece parecía sorprendentemente decidido a controlar hasta el último detalle… Sin embargo, Miriam estaba igualmente decidida a demostrar que era ella quien mandaba. Su trabajo era organizar una boda de ensueño y, con Reece vigilándola de cerca, desde luego que sería una ceremonia memorable.


Los millonarios siempre consiguen lo que desean… y él no era ninguna excepción Travis Black era increíblemente guapo, pero también podía llegar a resultar odioso por esa manía suya de aparecer donde menos se le esperaba. Era evidente que ella no era su tipo. ¿Qué iba a hacer un hombre rico y encantador como él con una mujer tímida y vulnerable como ella? Travis no tardó en responder a la pregunta. El problema era que Beth no tenía intención de tener una aventura… por lo que parecía que, por una vez, aquel millonario no iba a conseguir lo que deseaba. ¿O quizá sí?



Sophy nunca había tenido muy buena opinión del marido de su hermana, y al conocer a su hermano Andreas Karydis se dio cuenta de que la arrogancia era una característica de la familia. Rico, poderoso e increíblemente guapo… no era extraño que las mujeres persiguieran a Andreas. Sophy se negaba a convertirse en una más de sus conquistas, por eso cuando Andreas insistió en que tuvieran dormitorios separados durante sus vacaciones en Grecia, Sophy se sintió aliviada… Después, descubrió por qué no quería que fuese su amante… ¡lo que quería era que fuese su mujer!



Melik Haman, un turco-francés multimillonario, había introducido a Louisa en un mundo totalmente desconocido para ella. Pero Louisa era una extranjera en su tierra, una tierra en la que Melik vivía rodeado de hermosas mujeres, y de una especialmente decidida a conquistarlo. ¿Qué esperanza podía albergar Louisa de llegar a penetrar en el misterioso corazón de aquel hombre?

Lo único que quería para Navidad ese hombre que tenía de todo era ¡volver a tener a su esposa en la cama!

El día de Nochebuena, Melody James salió del hospital para comenzar una nueva vida sin Zeke, su poderoso y carismático esposo. Se había recuperado de las lesiones que habían terminado con su carrera de danza, y con su matrimonio, pero su corazón seguía hecho pedazos.

Zeke, el magnate, había luchado mucho para ser el mejor, abriéndose camino desde la nada, y estaba dispuesto a luchar para recuperar a Melody. Dispuesto a seducirla, la llevó a una impresionante suite de Londres.

¡Actualización¡

Cuando un desconocido irrumpió en el apartamento de Ría y la acusó de haber destrozado el corazón de su sobrino, la joven se dio cuenta inmediatamente de que debía referirse a su alocada prima Poppy.
Pero antes de que Ría pudiera explicar el malentendido, Dimitrios la obligo a acompañarlo a Grecia y a hacerse pasar por su prometida. Ría sabía que antes o después él acabaría descubriendo quien era ella y porque había accedido a fingir ser su novia…


Se casaría con ella si eso era lo que hacía falta… A Carter Blake le encantaban los desafíos y estaba acostumbrado a conseguir todo lo que se proponía. No se había hecho millonario aceptando negativas. Y en cuanto conoció a Liberty Fox supo que tenía que ser suya. Lo que no esperaba era que Liberty resultara tan difícil de seducir… Aquello sí que era un desafío. Debía averiguar por qué no confiaba en él. Quizá la única manera de convencerla de que se entregara, sería renunciando a sus días de soltero y dándole un ultimátum…



Cuando Kit apareció en Marruecos, sin dinero y habiendo perdido la memoria, un arrogante francés acudió en su ayuda en el momento en que más lo necesitaba, erigiéndose en su protector y creando un oscuro y melancólico oasis en el que ella no lograba atisbar nada de su pasado o de su futuro. Kit tenía la mente en blanco y sólo podía confiar en un hombre, Gerard Dumont, ¡un hombre que tenía sus propias intenciones!



Kim estaba encantada de ser la secretaria de Lucas Kane… hasta que se dio cuenta de que su nuevo jefe era irresistible. ¿Podría mantenerse firme en su decisión de no mezclar placer y trabajo? Lucas no sólo era un empresario poderoso… para colmo, se llevó bien con su hija inmediatamente. Aquel hombre la asombraba. Sobre todo cuando le dijo que no quería que lo suyo fuera pasajero. ¡La quería para siempre!

Hasta ese momento, Marianne y Zeke Buchanan llevaban dos años de feliz matrimonio, pero últimamente… ¿Se habrían casado demasiado pronto, habrían sido demasiado impulsivos? La pasión seguía viva entre los dos, pero, por algún motivo, Marianne tenía la sensación de estar perdiendo a su marido…Zeke era guapo y encantador, y obviamente su vieja amiga Liliana, una mujer bella y resentida, quería algo más que hacer negocios con él. Pero Marianne estaba resuelta a salvar su matrimonio. ¡Lucharía por conservar el amor de su marido!


Sabía que no era en absoluto el tipo de mujer despampanante que le gustaría a un hombre como él… El ejecutivo Harry Breedon era increíblemente rico y guapo… y nunca había mostrado el menor interés fuera de lo profesional en su eficiente secretaria, Gina Leighton. ¿Por qué iba a hacerlo?, pensaba ella. Era una chica corriente y algo gordita. Pero Harry sí se había fijado en ella… y en sus sexys curvas. Tendría que actuar rápidamente si no quería que Gina aceptase la oferta de trabajo en Londres que había recibido. El multimillonario empresario estaba decidido a convencerla de que no se marchara… aunque para ello tuviese que casarse con ella.

Cory sabía que Max Hunter era un hombre poderosos. Su última secretaria había dicho que era un jefe excepcional, pero Cory pronto descubrió que era único. Sólo podía haber un hombre en el mundo tan sexy, tan dinámico, tan… ¡irresistible! Cory estaba decidida a concentrarse en su trabajo, y no en el imponente atractivo físico de Max. Después de todo, ella estaba enamorada de otro hombre. Un hombre que Max inmediatamente decidió que no era lo bastante bueno para ella, y la manera más sencilla de convencer a Cory de su error fue mantenerla prisionera…



Jessica hubiera tenido una boda perfecta… si su novio no se hubiese escapado con la dama de honor que, además, era su hermana. Ya que no había tenido ocasión de intercambiar promesas de amor eterno, Jessica se prometió a sí misma otra cosa: ¡no volver a enamorarse nunca! Colt Irons estaba decidido a hacerla cambiar de idea. Lo que Jessica necesitaba, en su opinión, era olvidarse de aquel desgraciado y dar rienda suelta a sus necesidades teniendo una aventura salvaje con él. Jessica estaba horrorizada. Colt era famoso por dos cosas: demasiado dinero y demasiadas mujeres. Y además, era su nuevo jefe…


Está dispuesta a empezar una nueva vida…Willow Landon está decidida a demostrarse que puede ser una mujer independiente que ha sido capaz de escapar de una relación asfixiante. Ciertamente, no necesita ayuda de Morgan Wright, su arrogante vecino…A pesar de que Morgan goce del físico y la apostura de una estrella de cine, tenga una preciosa mansión en el campo y disponga de millones en el banco, Willow no está interesada. Sin embargo, Morgan está completamente decidido a mostrarle a Willow cómo se debe tratar a una dama…


Jacques Challier le había confesado a Sandi que la deseaba con locura, pero ella no podía confiar en él. Jaques simplemente la consideraba un desafío nada más; el matrimonio no figuraba entre sus planes, y Sandi no quería conformarse con una aventura. Además, era su enemigo. Su aristocrática familia había rechazado a su joven hermana… y él debía de haber participado en aquella conspiración. Entonces ¿cómo se atrevía a intentar seducir a Sandi? Hasta ahora no había podido ignorarlo, pero debía resistirse a sus encantos.


Había un trato sobre la mesa… la quería en su cama cuanto antes Nada más verlo entrar en su despacho, Rosie percibió la invitación sexual que había en los ojos del magnate Kingsley Ward. Pero hacía ya mucho tiempo que Rosie había dado prioridad a su carrera por encima del amor. Por eso cuando Kingsley le dejó claro que la quería como parte de un acuerdo de negocios, Rosie se sintió indignada. La propuesta inicial de Kingsley era una cuestión de negocios, no de placer. Pero Rosie era muy bella y parecía sorprendentemente inmune a sus encantos, por eso decidió hacer todo lo que fuera necesario para seducirla y convertirla en su amante.


Sephy Vincent estaba muy contenta como secretaria del departamento de atención al cliente de Quentin Dynamic cuando le dijeron que tenía que sustituir por enfermedad a la secretaria del mismísimo señor Quentin. Teniendo en cuenta que nadie quería el puesto, la cosa no prometía ser fácil. Conrad, el todopoderoso jefe de la empresa, y conocido rompecorazones, se había quedado impresionado por la inteligencia de Sephy y la quería con él a toda costa. Pero no sólo como su secretaria, sino también como amante. ¿O era más que eso?


Ella era muy bella… ¿podría amansar a la bestia?
Cuando Kay Sherwood apareció en el despacho de Mitchell Grey con su ajustado traje de ciclista, él se quedó boquiabierto. De hecho se quedó tan impresionado que le pidió inmediatamente que cenara con él. Hasta entonces el magnate sólo había tenido aventuras sin compromiso, pero la irrefrenable pasión que había surgido entre ellos le daba miedo. Intimar más con una madre soltera como Kay era demasiado peligroso. Pero Mitchell no había contado con la llegada de la Navidad, una época mágica en la que hasta el más empedernido soltero podía cambiar…




Fue una boda de ensueño…, seguida de una noche de inolvidable pasión. Luego, Victoria descubrió que su flamante marido, el hombre al que adoraba la había traicionado… ¡Al segundo día de su matrimonio! Hizo las maletas y se marchó. Pero Zac Harding no estaba dispuesto a dejar ir a Victoria, estaba decidido a encontrar a su esposa y a llevarla de vuelta a casa. Cuando lo hizo descubrió asombrado que ella tenía un secreto que ansiaba guardar a toda costa.


Hawk no sólo asumió la dirección de la empresa en la que trabajaba Joanne sino que también quiso tomar las riendas de la vida de ésta. Ahora que tenía el poder daba la impresión de que quería que la relación con su nueva ayudante fuera más allá de lo estrictamente laboral… Joanne se negaba a tener una aventura con su arrogante y atractivo jefe aunque en su nuevo puesto estaría a las órdenes de Hawk día y noche. ¡Y las noches resultaban cada vez más tentadoras!

Ella se reservaba para la noche de bodas Marianne Carr hará cualquier cosa por salvar su hogar, y el despiadado hombre de negocios Rafe Steed lo sabe. Tiene una cuenta pendiente que saldar con la familia Carr y está decidido a conseguir la casa… y también a ella. Contra toda lógica y sentido común, la joven se ve arrastrada por la poderosa sensualidad de ese magnate de los negocios. Rafe Speed no es de los que se casan, pero un hombre como él siempre logra lo que se propone…




Daisy no quería volver a sufrir nunca más a causa del amor, así que cuando el atractivo empresario italiano le ofreció un empleo como niñera, supo que habría sido más seguro rechazarlo. Compartir aquella aislada y preciosa villa con Slade Eastwood sólo podría traerle problemas… Pero Slade no era un hombre que aceptara un no por respuesta. El dinero podía comprarlo casi todo…. pero no una madre para su hijo pequeño. Necesitaba a Daisy Summers. Su dulzura haría de ella la perfecta niñera para el pequeño Francesco… ¡y su inocencia la perfecta amante para él!



El poderoso empresario Clay Lincoln era el único que podía salvar el negocio de relaciones públicas de Robyn. El trato era muy sencillo: él se convertiría en el socio capitalista, pero no interferiría en la marcha de la empresa. Robyn no tendría por qué trabajar con él… Eso era ideal porque a Robyn todavía la atormentaba el apasionado beso que habían compartido hacía muchos años… y después del cual Cay había dejado de hablarle. Ahora era obvio que estaba impresionado al ver a la sorprendente mujer en la que se había convertido… y empezaba a desear que fuera su socia, ¡y no sólo en el terreno profesional!


A pesar de los hermosos ojos azules y la fría sofisticación de su nuevo jefe, Lidia no pensaba rendirse a la peligrosa atracción que sentía por él. Tenia que pensar en su pequeña hija Hannah, y Wolf había dejado muy claro que el amor y el matrimonio no estaban en su agenda. El dilema de Lidia era si quería derretir la barrera de hielo que él tenía alrededor del corazón o no… y si era así ¿cómo?

Una antigua leyenda decía que los hombres de la familia Cade se enamoraban una sola vez y amaban hasta la muerte. Fabia deseaba con todas sus fuerzas creer en esa tradición, porque no había podido evitar enamorarse de Alexander Cade… Pero una triste experiencia de su pasado le impedía volver a confiar en un hombre como él…

Aquella última noche tuvo consecuencias inesperadas La tentación de una última noche de pasión embriagadora con su esposo era demasiado fuerte para que Melanie Masterson se resistiera a ella. A la mañana siguiente, besó su atractiva boca a modo de despedida y dio por terminado su matrimonio, pues creía que Forde se merecía a una mujer mejor que fuera una buena madre y esposa. Pero esa noche tuvo consecuencias inesperadas. Al descubrir que Melanie se había quedado embarazada, Forde decidió recuperar a su esposa y a su hijo, aunque eso significara jugar sucio, mediante una seducción tan apasionada que ella no volvería a querer abandonar sus brazos.

2 Comments

  1. kittyjess 3 abril, 2017
  2. yuli mtz 12 agosto, 2020

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.