Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cualquier duda, comentario, problema, etc no escriban x el chat o por los temas, solo mandenme un email a dariavela[email protected]

Amy J. Fetzer – Varias Contemporánea

Tessa Lighfoot se negaba a compartir el hijo que tanto había esperado con un completo desconocido, y mucho menos casarse con aquel . Cierto que Chase Madison tenía algo que ver con su embarazo, cortesía de su involuntaria donación a un de semen. También era verdad que sus caricias tiernas excitaban el cuerpo floreciente de Tessa. Pero los avances de la medicina y una licencia de matrimonio no bastaban para crear una verdadera . Nada iba a interponerse entre Chase y la paternidad, ni siquiera la testaruda Tessa. Ella llevaba a su hijo en su cuerpo. Y, aunque lamentaba no haberlo logrado al viejo , tenía la intención de remediarlo en la primera ocasión que se le presentara.

Tenían que casarse forzosamente. Una de ensueño se desató toda la pasión que el marinero Jack Singer sentía por Melanie Patterson, pero justo entonces él tuvo que marcharse en una misión de alto secreto. Cuando regresó quince meses después descubrió que ella había tenido un hijo suyo. Un de principios como Jack sabía que el matrimonio era la única solución, jamás podría permitir que un hijo suyo creciera sin padre. La obligación y el deseo no eran suficientes para construir un matrimonio y Melanie no estaba dispuesta a convertirse en una condena para nadie. Pero, ¿cómo le podía negar un padre a su pequeña? Además, no sabía por cuánto tiempo iba a poder resistirse a la atracción que sentía por el que amenazaba con derribar todas sus defensas.

El dinero no podía comprarlo … El dinero no le servía a Lane Douglas para escapar de los escandalosos que la perseguían allá donde fuera. Así que no le quedó más remedio que inventarse una nueva identidad en una ciudad diferente. Lo que no sospechaba era que su afán por esconder su opulento pasado, despertaría en ella un deseo desconocido. Sin darse cuenta, se había metido en una lucha incansable con el enérgico playboy Tyler McKay, que estaba empeñado en llevársela a la cama. Por mucho que deseara rendirse ante él, no podía arriesgarse a que la relación saliera a la luz… pero ¿y si eso le proporcionaba el mayor placer de su vida?

Él había vuelto, ¿qué iba a hacer? La respuesta a esa pregunta, y cualquier pensamiento coherente, abandonaron a Maxie Parrish cuando el sargento Kyle Hayden apareció en su rancho. A Maxie no le quedaba más remedio que aceptarlo y controlar sus sobresaltadas emociones. Porque esta vez tenía que pensar en alguien más… Los siete años de separación habían cambiado bastante a aquel ex marine que antes siempre buscaba el peligro. Su mirada ahora le ofrecía toda una eternidad. Pero había un secreto que podía cambiar sus vidas…

Ángela Justice, soltera y sin compromiso, sentía un poderoso e instintivo deseo de ser . Pero su mejor amigo, el Lucas Ryder, no dejó entrar a su preciosa amiga al de esperma. Para él, algunas cosas había que conseguirlas a través de la pasión. Ante sus caricias, el cuerpo de Ángela respondió con deseo, y él recorrió cada centímetro de su piel, dejándola colmada, feliz y embarazada. Aunque Ángela amaba a Lucas con una intensidad que la desconcertaba, se juró a sí misma que no creería en sus promesas de amor hasta que sintiese en el fondo de su alma que eran verdaderas y eternas.

¿Conseguiría alguna vez alejarlo de aquella mansión… y de los fantasmas que lo tenían atrapado?. Si aquellas paredes centenarias hablaran, contarían la historia del actual señor de la , Cain Blackmon, que dirigía su imperio desde el interior de aquella mansión, una cárcel que él mismo había creado. Y de Phoebe Delongpree, que en busca de refugio, había roto la paz de Cain e iba a llevarlo al límite de su control… la misma que años atrás lo había vuelto loco con un solo beso. Entre aquellas paredes, los dos podrían dar rienda suelta a la pasión. Allí estaban a salvo, pero el mundo seguía fuera, amenazándolos…

Una vez que se recuperara, ya no la necesitaría… ¿o quizá sí?. Por mucho que estuviera herido, el marine Rick Wyatt no necesitaba ninguna enfermera, y menos aún a Kate, la de la que se había separado. Tenerla tan cerca, cuidándolo, no hacía más que despertar el recuerdo de lo que habían compartido en otro tiempo… en el dormitorio y en el resto de la . Kate había acudido a ayudarlo a recuperarse para que pudiera al , ¿por qué entonces no podía dejar de pensar en lo bien que se estaba sin el uniforme?. Kate nunca había dejado de amar a Rick, pero no podía estar con un que resultaba tan difícil de alcanzar como la cima del Everest. Sólo la necesitaba hasta que se recuperase… así que no podía a enamorarse de él.


Harta de ser sólo una buena chica para el mundo, Calli Thorton estaba dispuesta a soltarse la melena y lanzarse a la aventura. Era una con una misión. Pero un sensual desconocido le desbarataba cada oportunidad. Casi parecía como si aquel hubiera decidido salvar a Calli de sí misma. Gabe Griffin había sido contratado en secreto para proteger a Calli. Pero no pudo mantener la distancia profesional, por no hablar de la física, cuando la trasladó a su rancho para protegerla. ¡Cielos, si ni siquiera podía protegerse a sí mismo de enamorarse como un loco de aquella de ojos azules!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.