Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cualquier duda, comentario, problema, etc no escriban x el chat o por los temas, solo mandenme un email a [email protected]

Dixie Browning – Varios Contemporanea

Priscilla Barrington haría cualquier cosa para tener un niño, por eso, cuando un soltero tan atractivo como Jake Spencer trató de prestarle su colaboración desinteresada, ella decidió poner en marcha un plan que incluía sábanas de seda, mucha seducción, y hacer que aquel hombre se quedara en su cama para siempre.

Jonah Longshadow nunca había tenido una vida fácil. Ahora, el destino lo había llevado de la prisión del hombre blanco hasta una granja donde trabajar, al lado de una mujer valiente y dulce que lo llenaba de sueños inalcanzables para un hombre como él…
Dos dólares de problemas, eso era lo que Carrie Adams había comprado al pagar por la libertad de Jonah Longshadow. Pero necesitaba unos brazos fuertes para ayudarla en sus tierras, y aquel hombre enorme parecía hecho a tal efecto.
Con lo que no había contado era con que su corazón entrara en el trato.

Gioia Murphy nunca volvería a aceptar una cita a ciegas. El hombre del que le hablaron era rubio y atractivo, y el que se presentó era moreno y bastante rudo. Era preferible que no congeniaran. Un hombre tan complejo como Thad, sólo sería una complicación en su vida.

Thad debió imaginar que se metería en problemas por sacar de un apuro a su hermano. Sólo quería evitar que una mujer se quedara plantada. Si bien Gioia era irresistible, él no tenía la intención de sucumbir a sus encantos…

Daisy Valentine estaba de vacaciones en el Caribe disfrutando del mar y el sol, pero no había abandonado sus reservas en cuanto a los hombres. Bastante había tenido con un divorcio como para pensar en meterse en problemas de nuevo con el sexo masculino. No contaba con que se encontraría con el apuesto Gardiner Gentry…

El corazón de Cindy Danbury empezó a latir con fuerza cuando John Hale Hitchcock la invitó a bailar. El hombre que había adorado desde niña había vuelto, pero seguía siendo un sueño inalcanzable. En realidad, el papel de Cindy en la boda de su prima era servir canapés, no bailar con el padrino; sin embargo, algo en la mirada de Hitch la obligó a aceptar, despertando de nuevo sus emociones.

Atractivo, rico y soltero, Hitch era además amable, simpático y generoso. ¿Podría ver más allá de la timidez de Cindy y descubrir a la mujer vibrante y apasionada que llevaba dentro? Quizá ella debería despertar a su príncipe azul con un beso…

De un modo u otro conseguiría lo que deseaba… que era ella precisamente.

John MacBride habría hecho cualquier cosa para evitar que su hermanastro fuera a prisión por un delito que no había cometido, así fue como acabó en Outer Banks, haciéndose pasar por otro ante la jovencita mimada que podría limpiar el nombre de su hermano. Pero resultó que Val Bonnard no era precisamente la muchacha insoportable que él había previsto, en realidad parecía muy dulce y cariñosa… de hecho, con sólo ver su despampanante belleza, Mac se lamentó de haber prometido investigar el caso, sobre todo porque eso significaba tener que vivir con ella…

El ejecutivo William Bradford nunca había tenido planes de boda hasta que apareció en su vida la secretaria Diana Foster, que era una mujer vulnerable, sola… y, además, estaba embarazada… de otro. Pero el instinto protector de William se hizo más fuerte e hizo que le pidiera que se casara con él. Para su sorpresa, el matrimonio parecía cualquier cosa menos un matrimonio de conveniencia; la pasión que despertaba en él su flamante esposa pronto lo hizo pensar en prolongar la duración de su acuerdo para poder amarla, cuidarla y respetarla ¡durante toda la vida!

Joelle Middleton se consideraba la persona más infeliz del mundo, pero eso no le impedía sentir una profunda admiración por el atractivo director de un periódico de Grrensport, Clay Abbott.

Pero Harriet Brower, la mujer para quien ella trabajaba, había decidido hacerle la vida imposible al periodista, y para ello exigía la colaboración de Joelle.

Jo se comportaba como una joven tímida y poco apasionada. pero cuando conoció personalmente a Clay, descubrió que también ella era capaz de provocar y experimentar extrañas sensaciones.

Estar a dieta era duro, pero más duro era resistirse a los encantos de Rafe Webber, el atractivo playboy y mago de la cocina que de pronto había invadido el tranquilo retiro de Molly. Un retiro durante el cual aquella chica provinciana había prometido transformarse en una mujer completamente nueva. Sin embargo, con toda la carga sexual que desprendía aquel desconocido, estaba empezando a sentir un apetito con el que no estaba para nada familiarizada… Rafe estaba acostumbrado a controlar todas las situaciones, tanto en el despacho como en la cocina, pero la cosa cambió cuando se encontró frente a la encantadora Molly Dewhurst. Molly se negaba a creer que aquel hombre tuviera buenas intenciones, pero Rafe estaba empeñado en demostrarle que estaban hechos el uno para el otro.

Para el detective Gray Hollowell, fuera de servicio por baja médica, investigar la muerte de una mujer acaecida veintisiete años atrás en una exclusiva isla eran las vacaciones que necesitaba. Antes de morir, Edgar Henry le había pagado en metálico, le había dado las llaves de su casa y le había contado lo que sabía sobre la muerte de su esposa. Pero cuando apareció la hija de Edgar, Mariah, para esparcir las cenizas de su padre, Gray se sintió arrastrado hacia aquella inocente belleza y hacia la verdad del caso. Era obvio que la familia de Mariah la despreciaba y quería que se fuera para así apoderarse de su herencia. Gray podría haberse quedado con el dinero de Edgar y huir, pero la situación en la isla podía empeorar gravemente. Y presentía, además, que Mariah iba a necesitarlo.

Rocky Waters había conocido a Sarah Jones cuando esta no era más que una tímida adolescente. Ahora el escándalo había seguido a la hija del senador hasta Carolina del Norte y Rocky debía avisarla de lo que se le avecinaba.
Sarah protegía su intimidad a capa y espada, así como al pequeño que estaba criando en secreto. Pero Rocky estaba empeñado en ayudar a aquella encantadora viuda que provocaba en él una inusual ternura… además de muchos otros sentimientos…

El destino los había unido…. ¿los separaría el orgullo?

La columnista Maggie Riley tenía un propósito: escribir un mordaz artículo sobre un artista del fraude que seducía y engañaba a mujeres indefensas. Pero el destino y un par de incómodos zapatos la hicieron chocar contra el musculoso pecho de Ben Hunter, un ex policía que tenía sus propios planes secretos. En cuanto se miraron a los ojos, ambos se olvidaron de sus respectivos propósitos. Maggie no podía resistirse a la penetrante mirada de Ben… ni a lo bien que le sentaban los vaqueros. ¡Mantener las manos quietas era una auténtica tortura! ¿Se interpondría el orgullo en su floreciente pasión… o dejaría paso a una vida entera de placer?

Clement Barto se valía de sus logros científicos para mantenerse alejado del mundo. Las mujeres lo retraían y dejaban sin habla, por lo que parecía más seguro permanecer encerrado en su laboratorio. Hasta que Martha Eberly apareció en su cabaña. Era la más hermosa criatura que él hubiera visto en su vida. Clem estaba a punto de descubrir el amor… y con un poco de suerte podría resultar como él quería.

Faltaban dos semanas para la boda de Aurora Hubbard y todavía no se había decidido ni por el vestido ni por la iglesia, ni siquiera estaba muy segura de que aquel matrimonio no fuera un gran error. Pero cuando llegó el padrino de su prometido, un escritor de mundo, bromista y atrevido, Aurora se dio cuenta de que Kane Smith era el hombre que ella necesitaba.

Gus Galanos no parecía un tipo amistoso. Desde el momento en que llego al hotel de Pohebe, lo único que hacía era contemplarla con anhelantes ojos oscuros. Gus tenía la orden de descansar en la vieja casa de Pohebe, un lugar apartado del mundo. Pero un agente antiterrorista no podía dormir la siesta y probar galletitas caseras. Tampoco debía ansiar los sensuales placeres de una dama agradable y de corazón generoso; alguien como él nunca podría tenerla.

Tucker Dennis no creía en el matrimonio y estaba seguro de que a su padre, que era demasiado romántico, lo habían engatusado para decir “sí, quiero”. Por eso salió corriendo hacia el motel Flamenco Azul para poner fin a la luna de miel y hacer entrar en razón al maduro novio. Y allí fue donde conoció a la pariente de la novia…

A Annie Summers se le alegraba el corazón de ver a los dichosos recién casados. ¿O sería acaso cuando veía al hijo del novio? Pero el arrogante Tucker no parecía tener corazón bajo aquel torso musculoso. Había dejado de creer en el amor y en el matrimonio, pero Annie sabía que aquel hombre merecía la pena… y a pesar de su inexperiencia quería intentarlo con él.

Sophie no pretendía tentar al destino, pero lo hizo.

Su jefe, Fate Ridgeway, estaba decidido a descubrir la verdadera personalidad de su imperturbable y eficiente secretaria.

Ella era una tentación, no utilizaba perfume deliberadamente para intrigarlo, se ponía ropa holgada para ocultar su hermosura en un descarado intento de atraer su atención.

Una cadena de acontecimientos condujo a Sophie a pujar por Fate en una subasta, y una periodista los obligó a realizar sus románticas vacaciones…. Y ambos cayeron en la tentación.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.