Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cualquier duda, comentario, problema, etc no escriban x el chat o por los temas, solo mandenme un email a [email protected]

Marta Escudero – Varias Contemporánea

Eva estaba aterrada de que su hermano pequeño hubiese tirado su vida por la borda.

Juan en cambio pasó la noche más dura de su vida. Fallar a su país a su corazón.
Llovía fuera de la comisaría. Los pies de Eva colgaban en la sala de espera. Su vida había sido bastante difícil toda su vida. Padre alcohólico y ausente, madre deprimida, atiborrada a pastillas desde hacía meses. Había dejado la universidad y empezado a trabajar en una tienda de ropa para poder pagar la luz y la comida de sus hermanos pequeños, aún en edad escolar.Y Eduardo, el mayor de los dos hermanos pequeños, estaba encerrado en comisaría por robo. Se enfrentaba al reformatorio si encontraban alguna prueba e iban a juicio. Lo peor, que Juan, un antiguo amigo y amor platónico de Eva en el instituto, antes de que su caminos se separasen, era el que había encontrado y detenido al muchacho.

Mi nombre es Susana, y hoy, por fin, estoy de vacaciones de verano. Los Ángeles. Playa, alcohol, y con suerte, hasta sexo. Algo que me mantenga alejada de la facultad de medicina durante 2 meses.

A mis 19 años, me lo merezco. De hecho, parece que la suerte me sonríe, ya que ha sido salir del hotel – más caro de lo que me gustaría -, bajar a la playa, y que se me acerque un tal Javier.

Javier es un guitarrista que emigró de Argentina y aquí está, ganando más dinero del que puede gastar y viviendo el sueño americano como músico. A sus 21 años. Aunque se pasa los días encerrado en su estudio, grabando. Yo soy su pequeña salvación para escapar de la rutina, y él para mí un poco más de lo mismo.

Todos tenemos claro para qué estamos aquí, así que adelante.

O eso creía.

¿Y si él quiere algo más?

 

¡¡¡Actualización!!!

Querida Verónica, te lo prometí todo. Y te lo di. Nuestra hija es lo único que queda. El resto son cenizas.

Debí haber muerto hace años. Protegiendo a mi país. Protegiéndote a ti. En el campo de batalla. Y casi lo hice. Cinco años de coma. Pedí a los médicos que no te avisasen. Has debido mover página. Encontrar a otro.

Te busqué. Te encontré. Eres feliz. No puedo cambiar eso ahora. Y aún así, no puedo alejarme.

Eres lo único bueno que me queda. La medalla y el dinero no significan nada. Salvar a mi país ya no significa nada.

Y entonces pasó. Entraron en tu casa. Te robaron. Y casi te matan. Casi los mato yo a ellos.

Te salvé. Y entonces te vi de cerca. Vi cómo me mirabas. Parado ahí, de pie. Con barba. Roto. Y nudillos ensangrentados. Pero vivo. Delante tuyo.

Lloraste. Te abracé. Y nada volvió a ser como antes.

 

Madre soltera. Ex-pareja que intenta no pagar la compensación de mi hijo. Un empleo de nueve y a cinco y otro los fines de semana. Una cuenta bancaria al rojo vivo. Esa soy yo, Silvia.

Un eco de su pasado. Un hombre cansado de esforzarse que ha tirado la toalla y solo se la da a la gente que rescata. Un vigilante de la playa cuyo único amor es el mar. Ese es Juan.

Sin amor, sin sueños y sin pasión. Despertar, trabajar, comer, dormir. Y entonces, un día, pasó. Ahí estaban, conociéndose por giros del destino. Silvia necesitaba un hombre que la diese fuerzas. Juan una mujer que le devolviese la sonrisa.

Juan era reflexivo, de la clase de hombres que escuchan a las olas y sueñan con ver el mundo arder, pero de los que salta como un perro de presa cuando alguien está en peligro. Silvia era alegre, jovial, de la clase de mujeres que se pasan el día bromeando y tiene energía de lunes a domingo. Pero ambos eran sombras de lo que habían sido.

Y de las sombras del otro podían recuperar todo su esplendor.

Advertencia: Una novela romántica, emotiva y pasional, donde los sentimientos ocultos, la confianza y el poder de los vínculos es capaz de mover montañas.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.