Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Angela Somer Bodenburg – Saga El Pequeño Vampiro

Ha ocurrido algo maravilloso; algo que hasta el momento sólo sucedía en las historias de misterio: Anton ha conocido a Rüdiger, un vampiro de los de verdad. Las aventuras que siempre ha imaginado van a hacerse por fin realidad ante el asombro de sus padres: criptas secretas, vuelos nocturnos, cementerios abandonados…


El pequeño vampiro es expulsado de la cripta porque tía Dorothee descubre que tiene contacto con humanos. Rüdiger necesita que Anton le deje colocar el ataúd en el sótano de sus padres. Con ello comienza un período estresante para Anton, pues no sólo tiene que convencer a sus padres de que no bajen al sótano, sino también lidiar con el problema de los vecinos, que notan el penetrante olor de Rüdiger. Por otro lado, una noche hay una gran fiesta de vampiros en las ruinas del Valle de la Amargura (Jammertal). Anton va al baile de los vampiros disfrazado y maquillado. Allí aprende cosas acerca de las sorprendentes celebraciones de estos seres, como la de hacer una votación para ver quién tiene el honor de ser el que huele más fuerte.


Los padres de Anton le comunican que irán a pasar una semana de vacaciones a una granja en un pequeño pueblo. Anton no cree que sea una buena idea, pero cuando consigue engatusar a Rüdiger, lo ve de otra forma. No obstante, el primer problema con el que topan es cómo trasladar el ataúd de Rüdiger, sin contar con el revisor del tren, ni con la señora que les toca en el compartimento, además de las dificultades para localizar el pueblo…


Antón está pasando una semana de vacaciones en una granja. Lo primero que hace al llegar allí es buscar a su amigo Rüdiger, que debería estar esperándole, cuando por fin lo descubre en una pocilga, resulta que el pequeño vampiro no está precisamente de buen humor. Las vacaciones se presentan tempestuosas, y la amistad entre ambos sufrirá una dura prueba…


Anna está muy enfadada. Tal y como estaba previsto, la remilgada prima Olga von Seifenschwein de Transilvania ha venido de visita. Rüdiger se ha enamorado enseguida de ella y hace todo lo que Olga le manda. También la tía Dorothee hace lo que está en su mano para que la estancia de su consentida sobrina sea todo lo agradable posible. Más tarde, Olga consigue que Anton haga una fiesta en su casa. La fiesta se desmadra y Rüdiger y Olga convierten el salón de los Bohnsack en un campo de batalla, lo cual pasa a ser un desastre completo cuando los padres de Anton llegan a casa y ven lo ocurrido. Para más problemas, el padre de Anton le hace una fotografía a Anna y el flash de la cámara daña los ojos de la niña-vampiro. Después Olga se va y Rüdiger se pone muy triste.Anton debe mentirle él dice que Olga se fue a vivir a París.


Los padres de Anton han revelado la foto de la fiesta y descubierto que Anna no aparece en ella. Con la preocupación de que los amigos de Anton puedan ser verdaderos vampiros, le llevan al médico. Mientras tanto, el guardián del cementerio, Geiermeier, y su ayudante Schnuppermaul finalmente lo han conseguido: la parte salvaje del cementerio, en la cual se encuentra el hogar de los vampiros, será reformada para convertirla en un parque. Ello significa que los vampiros deben abandonar la cripta. Una noche, mientras Anton despista a Geiermeier, empaquetan sus ataudes y se trasladan a las ruinas del Valle de la Amargura.


Los padres de Anton han revelado la foto de la fiesta y descubierto que Anna no aparece en ella. Con la preocupación de que los amigos de Anton puedan ser verdaderos vampiros, le llevan al médico. Mientras tanto, el guardián del cementerio, Geiermeier, y su ayudante Schnuppermaul finalmente lo han conseguido: la parte salvaje del cementerio, en la cual se encuentra el hogar de los vampiros, será reformada para convertirla en un parque. Ello significa que los vampiros deben abandonar la cripta. Una noche, mientras Anton despista a Geiermeier, empaquetan sus ataudes y se trasladan a las ruinas del Valle de la Amargura.


El pequeño vampiro sigue viviendo en el castillo en ruinas del Valle de la Amargura. Anton, sin embargo, ha tenido que trasladarse de la Cueva del Lobo a una aburrida posada. Pero, por fortuna, también allí puede burlar la vigilancia de sus padres, pues el pequeño vampiro le aguarda para leerle la emocionante crónica familiar.


Anton acude al psicólogo, el señor Schwartenfeger, quien le comenta que tiene un paciente que podría ser un auténtico vampiro. Anton comprueba que no se trata de ningún miembro de la familia Schlotterstein, sino de un personaje nuevo (Igno Rante), que está efectivamente muy pálido y despide un fuerte olor a moho.


Anton, vestido de vampiro, entra vacilante en el cementerio. Anna, Rüdiger, Lumpi el Fuente y él han sido invitados a una fiesta de disfraces en casa del jardinero, quien se dedica a perseguir vampiros. Anton está muy preocupado por sus amigos, pero de repente se le ocurre otra idea más terrible: ¿y si el jardinero lo toma por un auténtico vampiro y se abalanza sobre él con una de sus afiladas estacas?

Anton descubre la vivienda de Igno Rante, una casa con las ventanas tapiadas por gruesos tablones. Mientras, Rüdiger prosigue con la terapia y Anna considera la posibilidad de prestarse también a ella.


Cuando Anton, haciendo acopio de valor, se introduce en el lóbrego sótano de aquella casa, no puede evitar sentir un terror escalofriante: en el centro encuentra un gigantesco ataúd que parece casi nuevo. A pesar del miedo, sabe que debe abrirlo. Por fin se decide y, al mirar dentro, lanza un enorme grito…


Anton sospecha que el prometido de Tía Odrote esconde un misterio que puede ser terrible para el clan de los vampiros. Quizá se trate de una conspiración, pues el extraño doctor Gans inspira muy poca confianza. El peligro se acerca. Anton necesita descubrir enseguida si detrás de todo este asunto han comenzado a actuar los despiadados cazadores de vampiros.


Anton no tiene muchas ganas de ir a la excursión organizada por el colegio a la granja Fosavieja, pues no sabe si durante esos días podrá ver a sus amigos vampiros. Una noche, Rüdiger se presenta allí y se enamora de Viola, la nueva compañera de clase de Anton. ¿Cómo se las ingeniará Anton para que Viola no se dé cuenta de que su admirador es un vampiro?


Se acerca la Navidad y los padres de Anton le dicen que puede invitar a la fiesta de Nochebuena a algunos amigos. Por supuesto, Anton piensa en Rüdiger y Anna. Pero la presencia de los dos vampiros en su casa es algo muy arriesgado.

¿Se darán cuenta los padres de que se trata de auténticos vampiros? Para complicar más las cosas, en plena fiesta aparece una visita inesperada: Lumpi el Fuerte, hermano mayor del pequeño vampiro.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.