Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Anne Ashley – Varias regencia


¿Era posible amar a dos hombres?
Aunque Verity Harcourt había aceptado a regañadientes asistir a la temporada, lo que menos quería ella era un marido. Los recuerdos de la angustia que había sufrido con Brin Carter todavía estaban demasiado frescos. Sin embargo la última cosa que jamás hubiera esperado era participar en los esfuerzos para desenmascarar a un espía… ¡o que el espía pudiera ser Brin Carter!
Verity no podía negar que aún sentía algo por Brin, pero lo que más la confundía era que el misterioso cochero despertaba emociones similares. Ella sabía que, con el tiempo, sería capaz de demostrar la inocencia de Brin, pero ¿cómo decidir entre los dos hombres que ocupaban su corazón?


La temporada social de Londres suponía toda una liberación para Robina Perceval, la recatada hija de un párroco rural. Pero al conocer a lord Exmouth, viudo, padre de dos hijas y en busca de esposa, Robina descubrió que tenía más carácter del que siempre había imaginado y se negó a alentar los progresos de su posible pretendiente. ¿Cómo podía estar segura de que Daniel Exmouth no había enterrado su corazón junto a su difunta esposa?


Después de causar un gran impacto en la temporada social, lady Sophia Cleeve sorprendió a todo el mundo al declarar que su intención era encontrar a un hombre honesto y decente de clase humilde, no casarse con cualquier petimetre mimado de la aristocracia.En medio de la conmoción general hizo su aparición Benedict Risely, duque de Sharnbrook, quien se enamoró perdidamente de ella. Para conquistarla, Ben decidió ocultar su título y riquezas y aceptar unempleo como mozo personal de Sophia. Muy pronto las relaciones entre ambos adquirieron un matiz mucho más íntimo, pero a medida que su amor florecía, aumentaban los temores de Ben por la reacción de Sophia cuando descubriera que, al igual que ella, él también pertenecía a la nobleza…



Sarah Pennington ya había tomado una decisión: Si su tutor, Marcus Ravenhurst, no estaba dispuesto a hacerse cargo de ella, entonces se iría de Bath y se refugiaría en casa de su antigua institutriz. Por conveniencia, se convirtió en la señora Armstrong, pero la nieve puso fin a sus correrías y acabó incomunicada en una posada.

Sara no sabía que Marcus la seguía de cerca. Tal vez no hubiese visto nunca a su pupila, pero se había asegurado de que todas sus necesidades estuvieran cubiertas. Cuando el mal tiempo le impidió seguir tras ella y entró a refugiarse en una posada, no podía saber que la encantadora joven viuda que se hacía llamar señora Armstrong era su pupila en persona, ni que tuviera una marcada tendencia a meterse en líos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.