Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Cherise Sinclair – Serie Maestros De Shadowlands

Nota: Estos libros contienen elementos sádicos fuertes pero consensuados, que puede resultarle incómodos a algunos lectores.
Su coche se descompone durante una tormenta tropical y Jessica Randall descubre que la aislada casa donde encuentra un albergue es un club privado de bondage. Al principio se quedó pasmada, pero pronto se excitó observando las interacciones entre los Doms y sus Subs . Pero ella es una mujer profesional, una contadora, y seguramente no una sumisa… ¿no?
El Maestro Z no se ha sentido tan atraído por una mujer en años. Sin embargo, la pequeña sub que ha llegado a su club lo intriga. Ella es inteligente. Reservada. Conservadora. Después de que él descubre su interés en el BDSM , no puede resistirse a romper sus muros y desatar la pasión que mantiene oculta en su interior.
Después de que Kari Wagner rompe con su cita durante la Noche de Principiantes en un privado club fetichista, tiene la opción de continuar con un experimentado dominante. A pesar de sus fantasías sobre el BDSM, la inexperta maestra tiene pensado simplemente observar. Pero bajo las inflexibles manos del Maestro Dan, ella no solo participa, sino que le da todo lo que él pide. No hay nada que pueda esconder de él. Ni su pasión… ni su amor.
Todavía de luto por su esposa, el Maestro Dan evita involucrarse con mujeres y nunca toma una sub dos veces. Pero esta modesta pequeña principiante es un caramelo, una noche está lejos de ser suficiente. A medida que sondea sus respuestas, introduciéndola cada vez más dentro del mundo del BDSM, la suave sumisa comienza a demostrarle lo estéril que su vida se ha convertido.
Durante sus tres noches juntos, Kari aprenderá a someterse…
¿El Maestro aprenderá a amar?

La vida con un marido sádico le dejó cicatrices a Beth, por dentro y por fuera. Solo en el club Shadowlands se siente como una mujer. Pero guiada por sus temores, únicamente elige a Doms inexpertos y luego se siente frustrada por su incapacidad para incluso excitarse. Así que el Maestro de Shadowlands le da un ultimátum: si no toma al Dom que él asigne cancelará su suscripción. Lo último que Beth desea es a un Dom implacable y poderoso, pero eso es justo lo que obtiene.
Cuando el Maestro Nolan recibe instrucciones de hacerse cargo de una sub problemática, encuentra fácilmente la causa del problema… verdaderamente sumisa, la pelirroja necesita someterse para excitarse, pero está demasiado asustada para renunciar al control… y sus Doms le han permitido escaparse con resignación. Eso va a cambiar ahora mismo.
Cuando el Maestro Nolan toma a Beth bajo su control, ella se siente aterrada, pero el experimentado Dom solo le provoca placer, no dolor. Su única demanda es que ella nunca le mienta. Bajo sus diestras manos, su cuerpo cobra vida y empieza a sanar. A medida que empuja sus límites, ella aprende a confiar… y entonces a amar. Y sabe que él está empezando a interesarse por ella a cambio.
Pero ahora su cruel marido la ha encontrado, y así, el Maestro Nolan ha descubierto que ella ha estado mintiendo, mintiendo y mintiendo.
Andrea quiere someterse, pero no con cualquiera que se crea un Dom. Tiene que ser más duro y capaz que la panda de matones del barrio donde se crió. Ya había renunciado a la búsqueda de un verdadero Dom, cuando su amigo la lleva como aprendiz a un exclusivo club de BDSM, con los grandes maestros de Shadowlands. Andrea está emocionada… y aterrorizada.
Obligado a aceptar a una desconocida sumisa en su programa de entrenamiento cuidadosamente desarrollado, el maestro Cullen está furioso. No sólo por ser una joven recién llegada al mundo del BDSM, si no porque ella no es adecuada para su papel… blindada en cuero, como una Domme, es más probable que taladre a un Dom, a que se arrodille ante él. El maestro Cullen decide echarla, la quiere fuera. Pero después de intimidarla sin piedad, castigarla y abrazarla finalmente, él ve a la mujer escondida dentro de esa misteriosa armadura emocional, y su completa entrega captura su corazón.
Aunque el Maestro Cullen era famoso por su estilo de vida sin restricciones, Andrea cree que podría estar interesado en ella, hasta que descubre que no es sólo un camarero… es también policía. Tal vez él ignore su pasado desliz con la ley, pero cuando otra interna la acusa de robar dinero, Andrea está segura de haber perdido al maestro que quería con todo su corazón.


El trabajo de ella es hacerle la vida miserable. El de él es convertirla en sumisa. ¿Qué corazón se rendirá primero?
Sumisas BDSM rebeldes están siendo sistemáticamente secuestradas a lo largo de todo el país, una de cada club. Cuando su amiga cae presa de los traficantes de esclavas, Gabrielle, especialista en víctimas del FBI, se ofrece voluntaria para hacer de señuelo en un club que todavía no ha sido atacado: el Shadowlands.
Allí descubre que interpretar a una sub irritante le sale de manera natural, especialmente cuando consigue ridiculizar al terriblemente conservador Maestro de los aprendices. Pero pronto Gabrielle descubre que él no es tan sofocante como había pensado… o al menos no demasiado. Había esperado ser castigada, incluso humillada, pero seguro nunca había esperado enamorarse de un maldito abogado.
Por cortesía de la caprichosa prima donna que tenía como esposa, Marcus detesta a las sumisas desobedientes. Cuando el dueño del club insiste en que debe admitir a una aprendiz increíblemente irritante, está furioso. Pero a medida que llega a conocer a Gabrielle y ve la seductora dulzura debajo de las réplicas insolentes, comienza a enamorarse de ella.
Por desgracia, Marcus no es el único que cree que la vivaz pelirroja es un premio que vale la pena capturar. Y en el mundo de los tratantes de esclavas, semejante tesoro implica obtener unos considerables honorarios. 



Decidido a encontrar a los traficantes de blancas que se aprovechan de las sumisas de Shadowlands, el Maestro Raoul se hace invitar a una pequeña subasta de esclavas. Una vez informado, el FBI le ordena que rechace todas las opciones de modo que los traficantes lo inviten a la gran subasta. Para sorpresa de Raoul, una de las esclavas es la amiga secuestrada de una sumisa de Shadowlands. Ella tiene el cuerpo lleno de cicatrices… y un espíritu inquebrantable. No pudo dejarla atrás. Arruinando los planes cuidadosamente trazados por el FBI, decide comprarla.
La libertad de Kimberly tuvo un precio devastador: las otras mujeres todavía siguen siendo esclavas. Una redada del FBI es su única esperanza para rescatarlas. Desesperada por ayudar a los federales a localizar a la gran subasta, acepta hacerse pasar por la esclava del Maestro Raoul. Usar un collar nuevamente, es aterrador, pero bajo el poderoso cuidado dominante, Kim comienza a sanar y entonces a seguir adelante. Esto es lo que la ha atraído… y de lo que huyó… toda su vida.
Escapó de los traficantes que capturaron su cuerpo… ¿pero podrá escapar del Maestro que capturó a su corazón?

 


Mientras intentaba salvar a una mujer de los traficantes de blancas, Sam lo jodió todo. Soberanamente. Ahora Linda no quiere tener nada que ver con él. Ni con el BDSM. Ni siquiera quiere admitir que es una masoquista. Como dominante y sádico, él puede darle lo que ella necesita, y cuando se le presenta una oportunidad, se entromete en su vida, con la intención de hacer las paces. Ella es todo lo que él sabía que sería… a excepción de su empecinada determinación por ser “normal”.

Ahora que el mal rato ha pasado, Linda sólo quiere volver a su pequeño pueblo conservador, retomar su vida apacible y ser normal. ¿Pero cómo puede alguien a quien le gusta el dolor ser “normal”? Para su indignación, cuando alguien le pinta la casa con obscenidades, Sam aparece para rescatarla. Una vez más. ¿Es que no entiende que lo último que necesita en su vida es a un sádico? Él se divierte con sus objeciones. Pero su agudo sentido del humor no puede ocultar que es duro como una roca, dominante y obstinado. No va a permitirle dejarlo afuera de su vida esta vez. Demasiado pronto, Linda se da cuenta de que desea que él se quede.

Cuando la lleva a Shadowlands, ella encuentra un nuevo hogar… hasta que escucha la voz salida de sus pesadillas.

 

Después de su última frustración, Sally se da por vencida. Nunca encontrará a un Dom propio. En cambio, la experta en ordenadores, está en la búsqueda de un empleo donde probablemente tenga que torcer la ley – sólo un poquito – para descubrir a los bastardos que habían esclavizado a sus amigas. Los tontos de los policías y los Federales obviamente necesitan ayuda.
Los agentes especiales del FBI, Galen y Vance, estuvieron esperando para jugar con Sally durante mucho tiempo. Cuando la revoltosa sumisa regresa al exclusivo club de BDSM Shadowlands después de una fallida relación, los experimentados Amos se alegran. Al notar que ella está suprimiendo sus emociones, estos poderosos Doms la presionan…, sólo para encontrarse con que su descaro oculta un corazón herido y vulnerable.
Conmocionada por la inesperada exposición emocional, Sally huye tanto de los exigentes Amos como de Shadowlands.
Tanto Galen como Vance tienen razones para no pretender una sumisa a largo plazo, pero cuando un brutal ataque de su ex-Dom lleva a Sally a la puerta de la casa que ellos comparten, ambos agentes se ven impulsados a protegerla. A ayudarla. A tomarla bajo sus mandos. Enamorarse no está en los planes.
Pero a medida que la diablilla ilumina sus vidas, empiezan a querer más… hasta que descubren que ella está infiltrada en una organización que se deleita en la quema de personas vivas.

 

Cuando Rainie corre a una clínica veterinaria llevando a un perrito herido, se sorprende al reconocer al veterinario, Jake Sheffield. No es justo. Su recuerdo la estuvo rondando por más de una década. Y entonces él apareció en el Club BDSM que ella suele frecuentar, Shadowlands. Y ahora, ¿es el dueño de la clínica veterinaria? Los Dioses de la Crueldad deben estar riéndose de ella.
El Maestro Jake es sofisticado, rico, y sensacional. Rainie es una gordita ex rata de los tugurios. Él nunca estaría con una mujer como ella. Además, se ha quemado suficientes veces como para tomar en serio a algún hombre. Por supuesto, se supone que las aprendices del club BDSM están buscando a un Dom permanente, pero no hacía daño, ni hacía falta… los Maestros no tenían por qué conocer la verdad.
Como Maestro de Shadowlands, Jake tiene en la mira a todas las aprendices. Pero una es especial. Cuerpo exuberante, un regalo para vivir la vida al máximo, siempre risueña o sonriendo. Y ahora acaba de darse cuenta que además la mujer tiene un gran corazón. Aunque Rainie active todos sus interruptores, lo estuvo evitando desde el momento en que llegó y él está dispuesto a dejarla seguir con su juego. Pero cuando le miente sobre sus metas, se da cuenta que llegó el momento para que un Amo tome parte activamente en su entrenamiento.

 

Como Ranger del ejército licenciado, Ben considera que su trabajo

como guardia de seguridad de un club BDSM es un pasatiempo excelente. Nunca ha tenido la tentación de unirse. Pero todo cambia cuando la famosa Ama Anne revela inadvertidamente el cariñoso corazón oculto bajo su armadura de Domme.

Ahora, él ha puesto su mirada en la hermosa Señora de Shadowlands. Tal vez se considera a sí mismo vainilla, pero ella puede poner su estilete en su pecho cualquier día, en cualquier momento. Él confiará en sus delicadas manos para sostener su corazón. Y si ella quiere azotar su culo en el camino a un clímax exctraordinario, también está bien con eso.

Claro, él sabe que a ella le gustan los esclavos “bonitos”. Y él es grande. Marcado y rudo. Y golpeado. Obstáculos menores. La misión es intentarlo.

Un hombre protege a aquellos que le son entregados a su cuidado.
La paisajista, Beth King sobrevivió a un marido abusivo y se construyó una nueva vida con la ayuda del Maestro Nolan, el hombre más fuerte y protector que jamás haya conocido. Ella lo ama con todo su corazón, pero no puede darle la única cosa que él desea. Para su dolor, el costo de su primer matrimonio abusivo significa que no puede tener hijos.
Cuando Beth y Nolan cambian sus planes y buscan la adopción, ya se están imaginando a una bebita en el cuarto de los niños. Pero cuando dos niños del refugio local de violencia doméstica ven que su madre es llevada al hospital, llaman a Beth presas del pánico. Acordando cuidar de ellos temporalmente, Beth pronto se enamora de los adorables niños.
Ahora el Maestro Nolan tiene un nuevo problema. ¿Cómo podrá proteger a los niños cuando su madre drogadicta sea dada de alta? ¿Y cómo demonios podrá evitar que el dulce corazón de su sumisa se rompa cuando ellos se vayan?

 

Ella desea un Maestro dulce y pequeño. Un único Maestro.
Los devastadoramente dominantes primos Drago tienen otras ideas.

Cuando su vida es destruida por un acosador, Uzuri Cheval comienza de nuevo en Tampa y se une al exclusivo club Shadowlands. No convencido de sus afirmaciones de que puede superar su miedo a los hombres grandes sin ayuda, el Maestro Z le da una fecha límite. Y ella está mejorando… hasta que escucha que el acosador está libre. Ahora su fecha límite ha terminado, y los Maestros intervendrán, lo cual está bien, siempre y cuando quien la ayude sea pequeño. Bien, dulce y amable también sería bueno.
¿Pero dos Doms? ¿Los peligrosamente experimentados y sobrecogedoramente poderosos primos? De ninguna manera.
Habiéndose ofrecido como voluntario en cada inferno en la tierra, el doctor Alastair Drago está listo para asentarse. El detective Max Drago se ha unido a él y, otra vez, los primos comparten todo. Una casa, sus vidas, los problemas… y cualquier sumisa que atrape su interés. Una muy traviesa definitivamente ha atrapado el interés de Alastair. Sin embargo, después de haber sido escaldado por una mujer, Max permanece indiferente… hasta que los problemas de la pequeña diablilla se vuelven mortales.

 

Actualizacion!!!

Josie no necesita ayuda para criar a su hijo.

Embarazada a los dieciséis años, Josie aprendió de la peor manera sobre

los hombres y sus promesas vacías. El a se levantó y está criando a su hijo de once años. Sola. Y esa es la manera en la que desea que permanezca. Desafortunadamente, su impresionable niño queda fascinado por el motero desaliñado e intimidante que vive al lado.
Las cicatrices en la cara de Holt solo son lo más visible de sus heridas.
Fuera del hospital después de ser atacado en su propia casa, Holt se está

reconciliando con el hecho de que sus cicatrices asustan a las personas. Como a su ahora ex novia que corrió tras echarle un vistazo. Como a su pelirroja vecina que se l evó a su hijo como si Holt fuera un asesino en serie. Bien. Él le dará a la bonita camarera todo el espacio que quiera.
El Shadowlands los reunirá. .

Cuando Josie comienza a trabajar de camarera en el exclusivo club privado, descubre que su vecino es uno de los miembros. Y un Maestro: un poderoso y experto Dom que puede hacer realidad sus fantasías. Lentamente, el bombero derriba las paredes alrededor de su corazón, enseñándole cómo confiar. Cómo amar…

 

Actualizacion!!!

El día de Z comienza con tristeza.
Una llamada telefónica de un amigo moribundo deja al psicólogo Zachary Grayson decidido a cumplir con la solicitud del viejo experto en supervivencia… una despedida que consolará a sus apenados hijos.
Y entonces se vuelve mortal.
La amenaza de muerte es solo el comienzo… porque la carta no es un engaño. Z sale de su oficina en un aluvión de balas. Él puede recibir un disparo, pero cuando el segundo disparo astilla el asiento de niño vacío en su coche, se sacude hasta la médula. El horror de lo que habría pasado si su pequeña hija hubiera estado allí lo impulsa a la acción.
El Maestro Z es un Dom, un esposo, un padre… cada instinto lo impulsa a proteger a los que están bajo su cuidado. Cuando la policía no puede atrapar a su acosador, debe hacerse cargo del asunto.
Debe mantener el peligro lejos de aquellos a quienes ama.
El secreto y la distancia es la clave. El funeral en Alaska es el lugar perfecto, especialmente porque Z no estará solo. Los hijos del experto en supervivencia se han convertido en hombres con habilidades letales. Con su ayuda, él puede atrapar al tirador y mantener a su familia a salvo.
Siempre y cuando su impetuosa y muy observadora esposa, Jessica, no descubra que se está usando a sí mismo como carnada.

 

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.