Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Donna Sterling – Varias Contemporaneas


Ser una millonaria heredera no era tan envidiable. Claire Richmond había tenido demasiados guardaespaldas y paparazzi siguiendo cada uno de sus movimientos. Deseaba libertad, tener una aventura amorosa, tomarse una hamburguesa…
Sin embargo, cuando Claire finalmente se decidió a romper con su rutina, no salió al mundo real. Afortunadamente, su primo había contratado a alguien que la vigilara. Con el guapo, fuerte y atractivo detective Tyce Walker a su lado, Claire no tenía nada que temer. Lo que corroboraba la idea de Tyce de que su protegida era una persona frágil e inocente. Y él, con sus planes secretos, un completo canalla.


ÉL TENÍA SANGRE CALIENTE EN LAS VENAS
Cole venía de un largo linaje de truhanes que pensaban que el compromiso no era para ellos. Resultaba irónico que tuviera que casarse para conseguir el resto de su herencia… y que su novia tuviera que ser la única mujer en la tierra a la que no podía seducir…
Tess McCrary jamás habría tomado en consideración su proposición. Sí, no cabía duda de que era el soltero más apetecible del mundo, pero también se trataba del prepotente al que había disparado con un rifle de aire comprimido cuando tenía diez años. De todas formas, sólo se trataba de un asunto de negocios, de un matrimonio temporal… Por desgracia, se sentía peligrosamente atraída por ese hombre de sangre caliente, y él se mostró muy persuasivo cuando señaló que, ya que iban a vivir juntos, bien podrían compartir la cama…


Jennifer se estaba saltando todos sus principios. No podía acostarse con Trev Montgomery. Pero era tan guapo y atractivo… y había sido su marido durante un breve y maravilloso momento siete años atrás, así que trató de convencerse de que no ocurría nada por pasar una última noche juntos.
Trev la habría reconocido en cualquier lugar del mundo. Aquella era Diana… ¡su mujer! Sólo que decía llamarse Jennifer… y aseguraba que era una prostituta. No tenía otra opción que pagarle para comprobarlo.
¿Pero qué haría si se confirmaban sus sospechas?


Los sueños estaban causándole demasiados problemas
Brynn Sutherland tenía un pequeño problema: era sonámbula, sobre todo cuando estaba estresada. Y desde que había aparecido su antiguo novio Cade Hunter, no podía estar más nerviosa. Todos los días se despertaba a su lado y, dada su experiencia, la cama de Cade era el sitio menos seguro para ella. Fue entonces cuando le propuso una “cura” para sus problemas nocturnos: debían resolver ciertos asuntos del pasado. ¿Cómo iba a negarse?
Lo cierto era que Cade no había conseguido olvidar a Brynn. Por eso, cuando la encontró en su cama no pudo resistirse. El problema era que en aquel momento estaba trabajando de incógnito y su misión era protegerla, por lo que no podía dejarse distraer. Pero había una cosa de la que estaba seguro: la quería a su lado para siempre. Quizá tuviera que prolongar la terapia nocturna hasta que ella admitiera que sentía lo mismo.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.