Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Ebony Clark – Varias Contemporánea

El famoso escultor Nicholas Wade regresó a su pueblo natal después de una larga ausencia. Los rumores que circulaban sobre él le convertían en un tipo extraño y solitario. Nicholas deseaba que fuera así, pues no tenía intención de intimar con nadie después de su experiencia personal del pasado. Sin embargo, aquella chica… su molesta vecina, le espiaba todo el tiempo. ¿Qué pretendía, dejando su ventana abierta para que él pudiera admirar su desnudez? ¿Podrían las barreras que había levantado luchar contra algo tan fuerte como lo que ella provocaba?

Para muchos, el solitario holandés que habitaba la mansión sólo era un hombre huraño y amargado. Un ser monstruoso y carente de emociones al que aquella espantosa cicatriz confería un aspecto casi demoníaco. Un hombre al que nadie podía lastimar porque su corazón se había helado mucho tiempo atrás. Sara había escuchado latir aquel corazón que todos creían muerto… Y había jurado que sólo por la esperanza de revivirlo, se quedaría junto a él.

Actualización!!!!

La llegada de un tornado y la aparición de una popular estrella del pop pondrán en jaque al apacible pueblo de Mentone.

¿Conseguirán estos acontecimientos enseñar a nuestros protagonistas el verdadero valor de la amistad, la familia y el amor?

Para Kitty Barret el sheriff de Mentone se ha convertido en un problema muy serio: allá donde va, está él. Alto, atractivo, imponente y con un par de ojos verdes que amenazan con derretir todo el hielo de su corazón a pesar de su férrea resistencia.

Cameron McKenzie nunca ha conocido a nadie como ella: una guionista en paro, heroína de pacotilla, delincuente ocasional y un poco chiflada; en ocasiones una bruja y en otras, una amiga leal capaz de arriesgarlo todo. Y siempre, con las uñas y la lengua bien afiladas y dispuestas a clavarlas en él. Desde el principio supo que le traería de cabeza.

Pero él no conoce el desaliento y se ha propuesto que Kitty caiga rendida a sus pies… que es lo que haría cualquier mujer. Solo existe un pequeño inconveniente: ella no es cualquier mujer y su corazón está en cuarentena desde hace tiempo, incluso para tipos tan encantadores como Cam.

Ella tenía algo especial. No era la chica más atractiva. Ni la más femenina. Por descontado, no era un buen partido. Pero era especial. Lo había adivinado en el primer instante en que la vio. Por ello, Gabriel había decidido que aquella joven estrafalaria y despistada, sería su esposa. La cuestión era, ¿estaría ella de acuerdo con los planes que Gabriel había hecho?

Al principio, el único objetivo de Alain había sido localizar al pequeño Gaston y proporcionarle todo cuanto su hermano hubiera querido. Pero al conocerla…
India Blue Brown no era una viuda convencional. No era una madre corriente. No era ninguna de las cosas que harían que él nunca se enamorara de ella. Y sucedió… De repente, todos sus planes se iban al traste y él sólo podía pensar en lo vacía que era su vida antes de que aquella extraña mujer y su hijo entraran en ella.
Al principio, el único objetivo de Alain había sido localizar al pequeño Gaston y proporcionarle todo cuanto su hermano hubiera querido. Pero al conocerla…
India Blue Brown no era una viuda convencional. No era una madre corriente. No era ninguna de las cosas que harían que él nunca se enamorara de ella. Y sucedió… De repente, todos sus planes se iban al traste y él sólo podía pensar en lo vacía que era su vida antes de que aquella extraña mujer y su hijo entraran en ella.

¡Versión editorial¡

Lane McCrane nunca había imaginado que el cínico Clyde Bransow, el tipo más duro de Juanita, pudiera estar interesado en alguien como ella. Una maestra de escuela sin encanto y con un pasado lleno de desengaños. Sin embargo, Clyde pensaba que ella era perfecta para sus planes. Ella adoraba a su hijo. El pequeño Ben necesitaba una madre y él una compañera que tampoco creyera en el amor. Sólo una mujer con el carácter de Lane podía doblegar la sangre india que corría por sus venas. Y sólo un hombre como él podría amarla como ningún otro lo haría…

Cordelia había sido muy clara al aceptar las condiciones de aquel matrimonio de conveniencia. Él podría poseer su cuerpo cuantas veces quisiera. Pero jamás poseería su alma. Su esposo no tenía intención de ambicionar tanto… hasta que la conoció. En ese momento, supo que debía poseerla más allá de la unión de sus cuerpos. ¿Descubriría Cordelia los verdaderos motivos que la encadenaban a él?

¿Qué podía esperar el orgulloso Eduardo Santamaría de una mujer como ella? Katherine no compartía sus costumbres ni sus opiniones y él pretendía subyugarla todo el tiempo. Como profesora de la joven Alma Santamaría, Katherine se sentía dichosa. Pero soportar las humillaciones y burlas del arrogante duque no entraba dentro de sus obligaciones. ¿Conseguiría el duque convertirla en otra de sus marionetas?

Lucy, una chica corriente que trabaja en los talleres de confección de una prestigiosa firma de moda, se ve involucrada en un asunto de asesinato. Jack Ryan, detective de homicidios, cínico pero muy atractivo será su protector y tratará de descubrir la verdad… sin enamorarse de su principal testigo.

Abby tenía la oportunidad perfecta para vengarse del todopoderoso Samuel Carlton. Toda su vida había soñado que vería arrodillarse a sus pies al hombre que había arrojado a sus abuelos de su hogar. Cuando comprendió que él jamás reconocería en ella a la pequeña Abby, supo que era la ocasión. Entonces, ¿por qué suspiraba de placer cada vez que él la tocaba?

Christian de Graisier no había tenido infancia. No había tenido madre y no recordaba un solo día en que no hubiera anhelado volver a verla. La dulce Elizabeth le había arrebatado su niñez y ahora, había llegado el momento de que pagara por ello. Sólo había un inconveniente: se había enamorado de ella. ¿Sería capaz de acallar las súplicas de su propio corazón?

En aquella pequeña isla griega, Milos Kosta era el amo. Pero Rowenna Blake no tenía amo y estaba muy dispuesta a demostrarle a aquel griego engreído, que nunca sería su dueño.

Roberta no estaba dispuesta a permitir que Luke Hardin entrara de nuevo en su vida. Ella ya no era la jovencita inexperta de antes y ya no creía en sus falsas promesas. Pero entonces, ¿por qué la inquietaba tanto su regreso?

El ranchero Jake Randall no confiaba en las mujeres. De hecho, había dejado de buscar a su otra mitad hacía mucho tiempo. Pero cuando Laura irrumpió en sus vidas, todo su mundo se volvió del revés. Ella no estaba dispuesta a dejar que la tratara como a otra de sus terneras. Y por otro lado, Jake no había visto jamás una ternera tan atractiva. Debía deshacerse de ella o estaría en un buen lío.

One Response

  1. maria torres 7 marzo, 2017

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.