Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Emma Goldrick – Varias Contemporaneas

Cuando el novelista Jeb Lacey descubrió que habían dejado un bebé en la puerta de su casa, encomendándolo a su cuidado, pensó que aquello sólo podía ser un desgraciado error. Meg Hubbard, sin embargo, parecía un regalo del cielo. Después de todo, era mujer, y seguro que poseía un don natural para entender a los niños. Meg sólo aceptó la propuesta de Jeb porque quería entrevistarlo para su periódico, pero se encariñó con Eleanor en cuanto le hubo cambiado el primer pañal. No obstante, su abuela no estaba muy de acuerdo con aquella repentina unidad familiar; en su opinión, los niños necesitaban padres casados…

Abby no pudo creer lo afortunada que fue cuando heredó la isla de su tío. Al llegar a Umatec, recibió una fuerte impresión pues descubrió que el guapo abogado Selby Farnsworth y su travieso y pequeño hijo Harry, ya estaban viviendo en la isla. Y resultó evidente que Selby no tenía la menor intención de marcharse. ¿Qué podía hacer Abby? ¿Y por qué ese arrogante hombre estaba tan interesado en ella? Además de haber invadido su casa, ¿acaso también iba a adueñarse de su corazón?

A los veintisiete años, la práctica de Philomena Peabody sabía como tratar a tres hermanas menores egoístas y como atender un trabajo respetable, en una ciudad conservadora. De lo que no estaba segura era de cómo debería de tratar a Penn Wilderman, especialmente cuando él anunció que quería que Phil dejara de ser su secretaria y se convirtiera en su ama de llaves. Aquella noche ella confirmó lo que ya sospechaba.




Inesperadamente, Katie se convirtió en una moradora más en la casa del imprevisible Harry King.
Exasperada e intrigada por los acontecimientos diarios, Katie se sintió cada vez más ligada a ese hombre arrogante y egoísta, y empezaba a dudar si sería el hombre que aparentaba ser.




Cuando Maggi vio por primera vez a John Dailey llevando en brazos a dos lindas gemelitas, se enamoró de él al instante.John despertó en ella sentimientos contradictorios; algunas veces era encantador y otras desesperante. Maggi decidió no ceder ante ese irlandés lisonjero. Sin embargo, la cercanía a la que se vieron obligados a vivir impedía poner distancia entre los dos.


La pequeña casa en el Bosque de Airondack era el refugio que Marcie necesitaba. El tío abuelo que jamás conoció debió saber con cuánta vehemencia ella anhelaba paz y soledad para poder terminar, sin interrupciones, la pintura que le habían encargado. Sin embargo, ignoraba que junto con la casa heredaba una rencilla familiar que convertía a John Harvey en su enemigo. Por desgracia, antes que él empezara a invadir su nuevo hogar, ya se había apoderado de su corazón.


El atractivo escritor Brian Stone necesitaba una secretaria que no discutiera, y contrató a Mandy. También parecía sentir inclinación por las esposas sumisas, por lo cual le pidió que se casara con él. Sin embargo, Mandy no estaba segura del amor de Brian, a pesar de que ella sí lo amaba…


El doctor Harry Mason, divorciado y con una hija de nueve años, necesitaba urgentemente una esposa. Y Laurie Michelson era perfecta. Le propuso un matrimonio de conveniencia y, para salvar su casa, Laurie aceptó. Pero el desastre de su primer matrimonio la había hecho desconfiar de todo e insistió en que fuera un contrato temporal, algo así como… noventa días de prueba con opción a compra.

Pero Laurie no había contado con el encanto de Harry ni con los poderes de persuasión de la niña. Unos días después de la boda, amaba a los dos, y decidió convencer a su marido de que debían prolongar el contrato… unos sesenta años más.

Maddie no había pensado nunca en el matrimonio. Sus planes se reducían a vivir modestamente en la tranquila ciudad de Laconia, en Nueva Hampshire, y cuidad de su tía abuela. Pero Joel Fairmont se fue a vivir a la casa de al lado, y de pronto la vida de Maddie cambió de manera radical. No solía amenazar a un desconocido con la violencia física, pero ninguno la había besado como él. ¿Qué podía hacer con ese hombre arrogante y cínico?




Molly sospechaba que Tim Holland nunca la consideraría más que su amiga. Cuando él y su pequeña hija llegaron a la casa de Molly una noche de invierno, Tim pareció dar por hecho que ella iba a ayudarlo. Molly había planeado muchas actividades para su año sabático, pero el cuidar de Moira no era una de ellas. Como de costumbre, se encontró anteponiendo su amistad a sus sentimientos.
¿Acaso el estar aislada por la nieve con Tim, Moira y algunos parientes de Tim, la llevaría a ganar el amor de éste?




Seis años de huir llevaron a Teresa hasta Groenlandia, como enfermera del Ejército de Estados Unidos. Quería ocultarse entre la nieve y el hielo porque ese era el único lugar donde no esperaba que se ex esposo la encontrara.
Entonces, descubrió que en la base había un científico que buscaba a una enfermera llamada Teresa… Todos decían que Tim Alden había cambiado, pero Terry no quería correr riesgos. ¡Sin embargo, descubrió que podía ser muy difícil conservar su indiferencia cuando se encontraba en una isla congelada con su ex esposo!

La gente de Northport pensaba que Kitty era una mujer mala, pero ella no podía olvidar cómo habían tratado a su familia. Resultaba difícil ser malvada, sobre todo cuando Joel Carmody estaba cerca. La forma en que él trataba hacía que Kitty se sintiera como una mujer nueva, pero se decía a sí misma que no debía olvidar que él era un Carmody, y ese apellido significaba dinero y poder, por lo que tendría que ser muy cauta…




Mary siempre había querido tener una familia… una verdadera familia a la que pudiera amar, querer y que la quisiera. Pero cuando su padre la obligó a suplantar a su hermana gemela en la ceremonia, Mary nunca imaginó que Margaret no apareciera para tomar su lugar como había prometido. El novio aceptó el cambio, pues necesitaba una esposa y una madre para su hija. Y aunque él no la amaba, Mary deseaba que Margaret no regresara para arruinarlo todo.


Cuando una mujer como Rose se pasa el día soñando despierta con tener el marido ideal, lo peor que puede ocurrirle es que sus sueños se hagan realidad. Cuando Sam Horton llegó a la localidad, Rose supo que estaba perdida. Sin embargo, las fantasías eran una cosa y la realidad era otra: Sam era el abogado de Chad Westbrook, un insufrible donjuán y estafador de viudas, y tenía en sus manos una citación para Rose…


Los hechos claros y los nombres correctos… era lo que el padre de Samantha, corresponsal en el extranjero, le había recomendado cuando ella empezó a trabajar de reportera. Y Sam lo hizo. Sin embargo, cada historia que escribía sobre James Clark, el ingeniero contratado para arreglar el puente viejo de la ciudad de Nueva Inglaterra, hacía que James quedara como un tonto. Probablemente eso tenía algo que ver con las ideas preconcebidas que Sam y James tenían el uno del otro. Probablemente eso tenía algo que ver con el amor. Aunque Sam nunca pudiese explicarlo, el aire alrededor de ellos sin duda ardía.


Cuando Lucy conoció a Maude, una niña huérfana que necesitaba cariño, no pudo negarse a charlar con ella. Lo desagradable fue encontrarse con Jim Proctor, el padre de Maude, tan atractivo como odioso.
Jim quería casarse con Lucy, pero sólo para darle una madre a su hija y Lucy no podía aceptarlo… No podía casarse con aquel hombre que no la amaba tanto como ella lo amaba a él…

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.