Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Esther Sanz – Trilogia El bosque


o

Tras la muerte de su abuela, Clara se ve obligada a dejar Barcelona para trasladarse a Colmenar, un pequeño pueblo de montaña donde reside el único familiar que le queda con vida. Apenas se conocen, pero tendrán que convivir un año entero, hasta que Clara cumpla los dieciocho. Lejos de su casa y de su mundo, Clara deberá enfrentarse a sí misma y a sus propios fantasmas, y mientras desentierra viejos secretos familiares, dos chicos totalmente diferentes, Braulio y Bosco, despertarán la magia de su corazón dormido… con consecuencias imprevisibles.


o

Hay lugares de los que es imposible huir, hay huellas que perduran para siempre.
Clara vive en Londres con una nueva identidad. Ha renunciado a su antigua vida, a su padre, a la Dehesa, para proteger el secreto de Bosco. Ahora debe aprender a vivir sin él…
Aunque al principio le parece imposible, poco a poco va acostumbrándose a la ciudad, a las clases y a sus nuevos amigos, y empieza a sentirse una chica normal. Sin embargo, de cuando en cuando un extraño presentimiento le recorre el espinazo y pone en alerta todos sus sentidos, como si su cuerpo fuese capaz de detectar el peligro, como si su corazón no la dejase olvidar… y la empujase a volver.

Dicen que el vértigo es, en realidad, una atracción fatal hacia el abismo, que es la muerte quien nos llama para sellar nuestro destino.Cuando salí de la espesura y distinguí, a lo lejos, aquellas dos figuras al borde de la cascada, entendí horrorizada que una de ellas miraba al vacío con extraña determinación.Era Robin.El otro era Bosco, que le agarraba con violencia del brazo y vociferaba algo que yo no lograba entender.Aunque sabía que no podían oírme, empecé a correr hacia ellos mientras gritaba con todas mis fuerzas. El cierzo soplaba en mi contra. En contra de todos. El mismo viento que retenía mis pasos arrastraba mis gritos lejos de allí.Desde que mi ermitaño había pactado con la muerte, tenía la impresión de que todos caminábamos al borde del abismo.La maldición se cernía de nuevo sobre el valle.Mientras volaba sobre las piedras y la pinaza cubiertas de nieve, me dije que, si uno de ellos caía, yo le seguiría como un ángel herido hasta destruir mi voluntad en el fondo del precipicio.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.