Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Flora Kidd – Varias Contemporánea

¿Qué razón existía para que Juan exigiera que Sorrel se quedara con él como su amante?

-¡A partir de este momento, te quedarás a vivir conmigo!

Sorrel lo miró asombrada. No sólo era inmoral, sino que estaba desquiciado. Jamás se imaginó, ni en sus sueños más locos, que el famoso torero prácticamente la secuestraría.

Pero Juan parecía determinado a que se quedara en su rancho en Colombia. ¿Cómo iba a poder escapar alguna vez?

-Lo que deseo, lo consigo. Eso es algo que debes recordar siempre que pienses en mí -dijo Ross Fraser a Rachel. Y, considerando la vertiginosa velocidad de su noviazgo y matrimonio, debía desearla con locura. Pero quizá los motivos de Ross no eran tan sencillos como Rachel había imaginado. Además, ¿qué papel seguiría jugando en su vida la hermosa Inci?

Ardgour, en la costa occidental de Escocia, parecía el lugar más apropiado para meditar y tomar una decisión respecto a George Lawson, que quería casarse con ella… hasta que descubrió que Dominic Lietch estaba allí también.

La presencia de Dominic sólo podía complicar las cosas, pues se dio cuenta de que aún tenía el poder de herirla como lo había hecho varios años atrás..

Su paradisíaca isla había sido invadida…
Jilly, que había enviudado recientemente, sabía que había llegado el momento de volver a la realidad. Así que tomó un barco en Inglaterra con destino a las Indias Occidentales, y ahora se encontraba alojada en la casa de un amigo ausente. Todo fue idílico. Hasta que un día se encontró en la casa con un devastador desconocido, comportándose como si ésta fuera suya. Ella se sentía horrorizada y, a la vez, terriblemente atraída.
Edouard Forster, la oveja negra y el hermano de su amigo, insistía que la casa tenía suficientes habitaciones para los dos. Jilly también lo pensaba, ¿pero su cicatrizado corazón, tendría suficiente espacio para el amor?

¿Podría vivir con Ivan pretendiendo una indiferencia que estaba lejos de sentir?

Durante varios meses, Elaine había tratado de olvidar a Ivan. Pensó que lo había logrado, pero ahora se daba cuenta de que todo seguía igual. Había regresado a Chambourtin y sólo veinticuatro horas después, Ivan llenaba su mente, borrando todo lo demás, como había sucedido un año atrás cuando se conocieron y casaron. Por eso las palabras de él le hicieron mucho daño: “He decidido que lo mejor es divorciarnos”.


-Estoy seguro de que bastará una chispa para encender el fuego de la pasión en ti, Elizabeth.

Hacía dos años que Elizabeth se había casado con Dugald Morin. Pero fue un matrimonio algo especial. Hunter, tío de la joven y padrastro de Dugal siempre había deseado verlos casado. Al morir, dejó un testamento en el cual disponía que ellos heredarían su fortuna, siempre y cuando no se divorciaran. Esto creaba un gran problema, ya que ambos se detestaban…

Stella cometió el error de enamorarse de Kit Barlow cuando éste sólo buscaba una aventura previa a su matrimonio. Ella aprendió la lección.

El nuevo hombre en su vida era todo lo que Kit no fue: estable, digno de confianza y dispuesto a comprometerse con ella.

Entonces, ¿por qué Kit la intranquilizó cuando volvieron a encontrarse en el Caribe, donde todo había comenzado?


Como la mimada hija de un magnate, Carlotta estaba acostumbrada a hacer siempre lo que quería. Impulsiva y obstinada, rara vez se detenía a pensar en las consecuencias de sus actos. Mas su corto y desastroso matrimonio le enseñó una lección: no volvería a cometer el mismo error. Pero cuando conoció a Brad, de inmediato se sintió atraída por él. Estaba segura de que ahora sí era amor de verdad, aunque él no parecía convencido…

Ella quería que él le pidiera que se quedara.

Habían aceptado darse la suficientemente libertad para hacer cada uno lo que quisiera antes de su matrimonio. Y les había ido bastante bien, hasta que Jessica había descubierto que Alun se veía con otra mujer.

No lo había visto ni tenido noticias de él desde su pelea de hacía dos años, pero Jessica nunca había dejado de quererlo. Quería compartir su vida y no separarse nunca otra vez de él, no le importaba lo desesperadamente egoísta que parecía…

Pero Alun nunca le preguntaría…

—Puedes hacer lo que quieras —le dijo él como respuesta—. Divórciate de mí, si eso es lo que quieres.

Qué quiso decir él? ¿No serían extraños por mucho tiempo o no estarían casados por mucho tiempo?
Brooke sabía que Owen nunca la llegaría a querer y que lo único que él deseaba era una mujer que cuidara de su hija huérfana e inválida. A pesar de esto ella parecía amarlo cada vez más y la indiferencia de él la hería demasiado. ¿Qué felicidad podría existir en un matrimonio sin amor?

Ella quería que él le pidiera que se quedara.

Habían aceptado darse la suficientemente libertad para hacer cada uno lo que quisiera antes de su matrimonio. Y les había ido bastante bien, hasta que Jessica había descubierto que Alun se veía con otra mujer.

No lo había visto ni tenido noticias de él desde su pelea de hacía dos años, pero Jessica nunca había dejado de quererlo. Quería compartir su vida y no separarse nunca otra vez de él, no le importaba lo desesperadamente egoísta que parecía…

Pero Alun nunca le preguntaría…

—Puedes hacer lo que quieras —le dijo él como respuesta—. Divórciate de mí, si eso es lo que quieres.

Lee trataba de controlarse sin éxito, ante las molestas declaraciones de Max van Breedan.

-Ya veo que usted es una de esas personas de sangre fría que se burlan del amor. Este es un sentimiento espontáneo, no espera a ser invitado. Adrián sabía que me reuniría con él en Curazao tan pronto terminara mi contrato artístico.

-Aunque él la esperara o no -respondió Max con calma, pero sus palabras le hicieron el efecto de un latigazo.

Y si Adrián ya no la amara, o la hubiera abandona, como decía Max, ¿qué haría ella?

Los huesos rotos se arreglan, el corazón toma más tiempo.
Sarah sentía que no tenía nada más que perder. Su belleza estaba arruinada y el accidente le había costado tanto su carrera de modelo como su prometido. Por eso tiro la cautela al viento y contestó el anuncio. Muchas mujeres trabajaban como acompañantes. Quizás el adinerado caballero necesitaba a alguien para que cuidara de su hermana o su madre. Pero Sarah jamás habría imaginado lo que le esperaba en el empleo dado por el jeque Zain Hassan bin Hamid, un hombre que conocía los secretos del desierto… y los secretos del corazón de Sarah.

El matrimonio con Damien Nikerios dio a Terry todo lo que una mujer podría desear: posición social, dinero, prestigio… y largas y calurosas noches de amor. Damien era un griego muy masculino, y su virilidad provocó en Terry emociones profundas e insospechadas.

Además de eso, él era riquísimo y sacó a Terry de la ruina, saldando todas las deudas dejadas por su padre.

Sin embargo, apenas llegó de su viaje de luna miel, un maravilloso crucero por las islas griegas del Mar Egeo, Terry se vio obligada a despertar de su sueño: Damien tenía una aventura con Milena, la tercera esposa de Stephanos, que era padre de él…

Menos de un día le tomó a Norma caer rendida en los brazos de Roberto Cortelli y transformarse en una mujer esclava de sus emociones, ansiosa de que la mágica ternura perdurara para siempre.
Se daba cuenta de que Roberto le ofrecía sólo una breve aventura y al mismo tiempo sabía que no podría soportar que la llama del deseo que brillaba en sus ojos se apagara.
Sería mejor actuar con inteligencia… continuaría su carrera, se casaría con Aubrey Brenton y… dejaría pasar el amo

Karen y Val llegaron a un acuerdo.!Ningún lazo los ataría!

Karen vivió junto a Val un maravilloso año en Londres. Cuando se separó de él estaba embarazada, y tuvo que enfrentarse sola al problema de criar a su hijo. Había amado desesperadamente a Val y no quería obligarle a celebrar una boda que él no deseaba.

Siete años después, Val descubrió la existencia de su hijo y decidió llevárselo sin decirle nada a Karen.

—Si quieres recuperar a Tony, tienes que venir a buscarle.

Y la joven fue a buscarle, pero tuvo que librar una dura batalla consigo misma pues los recuerdos y el amor que no había dejado de sentir por Val, debilitaban sus fuerzas, impidiéndole luchar contra él.


Cuando Glenda conoció al atractivo César Estrada, él estaba en la escuela. Muchas cosas sucedieron desde entonces: ella se casó y se divorció, quedando desilusionada de los hombres. César era un escritor famoso. Ahora ellos volvieron a encontrarse en una isla tropical, y al parecer él no había cambiado. No obstante, Glenda no confiaba en sus promesas de amor.

¡Lori debería enfrentarse a una tormenta tropical y a una leyenda!

Al morir su esposo, veinticuatro horas después de su matrimonio, Lori perdió el interés por la vida.

Más adelante aceptó un trabajo en Dorada, una hermosa isla del Caribe. Allí fue donde vio la casa en ruinas de Emily Greville y conoció la trágica historia de como ésta murió el día de su boda, después de perder, en un duelo fatal, a su amante y al marido que le eligió la familia.

Lori parecía la encarnación de la novia muerta hacía mucho tiempo y el anhelo de sus ojos fue captado por el apuesto descendiente de Emily, Patrick Greville…

Margret no podía evitar sentir lástima por su jefe, Grey Lindley. Su esposa había muerto en un accidente de coche, y ahora él te¬nía que hacerse cargo de sus dos peque¬ños hijos. La solución idónea a sus pro¬blemas sería volver a casarse, y la perso¬na más indicada era Laura Spencer, a quien él amaba. Sin embargo, no pare¬cía probable que la joven le aceptara mientras Carl, primo de Greg, estuviera por medio. ¿Resolvería las cosas el hecho de que Margaret intentara alejar a Carl de Laura?

Por el bien del pequeño Tim, Iseult había accedido a casarse con Nicholas Veryan, su padre, un hombre al que escasamente conocía. Pero, por la seguridad del pequeño, el matrimonio debería ser real, insistía Nicholas.
¿Cómo podía este hombre esperar eso de ella, cuando estaba muy claro que seguía interesado en Joanna Trethowyn?

 

Kathy aún amaba a Lucas MacBride, mas no confiaba en él porque la había hecho su amante hacía nueve años y después la abandonó sin ninguna explicación. Y ahora que había muerto el hombre con quien Kathy se casó por despecho, Lucas trataba de interponerse entre ella y la herencia.

Él sabía más de lo que decía acerca de la cabaña Seaviw en Escocia, le ocultaba algo a Kathy…. así como lo hizo en una ocasión con su compromiso.

Ahora, en vez de decirle la verdad y calmar sus temores, la sedujo de nuevo.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.