Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Heather Allison – Varias Contemporáneas


El día de San Valentín, el famoso programa de televisión Hartson Flowers iba a presentar tres de las más románticas peticiones de matrimonio que habían podido verse nunca en la pantalla. La presentadora, Alicia Hartson, apenas podía esperar el momento. Alicia era una mujer muy romántica y creía que a cada chica le correspondía un príncipe azul que sólo estaba aguardando a que lo descubrieran.Tony Domenico no era precisamente un príncipe azul. Donde Alicia veía finales felices, su jefe veía índices de audiencia. Era cínico, exigente y nada romántico. A Alicia ni siquiera le gustaba, pero como estaba obligada a trabajar con él, acabo dándose cuenta de un par de cosas: la primera que tenía una sonrisa que le hacía parecer… bueno, casi humano; y la segunda que debajo de esa pétrea fachada, había unas posibilidades impresionantes…



A Parker Laird le encantaban el dinero, los negocios y el poder, en ese orden. A su hermano Jay le encantaban las mujeres, rubias, morenas, pelirrojas… ¡y no necesariamente en ese orden ni en ningún otro! Cada semana parecía profesar su eterna devoción a una chica distinta. Pero, en esa ocasión, Jay se había enamorado de la secretaria de Parker, Abby. Abby era simpática y eficiente, ¡y tenía unas piernas estupendas! Parker estaba dispuesto a cualquier cosa con tal de que Jay se concentrara en los negocios y que su secretaria se quedara en la oficina… ¡incluso a casarse con ella!




Claire Bellingham era alérgica a Texas. De eso estaba segura. Ella era una chica nacida y criada en la ciudad. Por desgracia para cumplir las exigencias del testamento de su abuelo ella se descubrió a sí misma quedándose en lo más profundo del centro del estado. En el cual encontró a Seth Montgomery.Alto, delgado y demasiado atractivo para su propio bien, Seth era un hombre de pocas palabras, y, para Claire, todo eso era semejante a una invitación. Tal vez el estado tenía algo a su favor después de todo. Pero Claire solo estaba en Texas temporalmente. Ella era una diseñadora de modas no una ranchera. Después de un año ella tenía la intención de partir con la puesta del sol… ¿o no?


Aunque Rose Franklin siempre había querido casarse, todavía no había encontrado el hombre con el que deseara compartir el resto de su vida. Entonces, conoció a Duncan Burke y supo que era la persona que había estado esperando. El problema era que Duncan pertenecía a la clase aristocrática y Rose temía que eso pudiera separarlos. Como la joven no tenía hada madrina y tampoco confiaba excesivamente en el destino, se puso en manos de sus amigas, que la convirtieron, en un abrir y cerrar de ojos, en la mujer perfecta para el elegante señor Burke. Rose estaba dispuesta a hacer todo lo necesario para conseguir llevarlo al altar, o casi todo…

 

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.