Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Fiona Hood Stewart – Varios Contemporáneos



Sólo accedió a casarse con él porque necesitaba el dinero…

Gabriella era joven y testaruda, por eso se quedó de piedra cuando descubrió que su difunto padre la había prometido en matrimonio a un príncipe. Ricardo, soberano de Maldoravia, parecía sacado de un cuento de hadas y era uno de los solteros más codiciados del mundo.

Gabriella no tenía la menor intención de dejarse controlar, y su declaración de independencia comenzó en el dormitorio. Con lo que no había contado era con que se enamoraría de su marido… ni con que él insistiría en hacer realidad su matrimonio en todos los sentidos.

Georgiana se había enamorado locamente de Juan Felipe Monsanto, duque de la Caniza, a pesar de que se suponía que él debía cuidar de ella. Pero parecía que, por mucho que lo intentara, Juan no podía resistirse a la atracción que había entre ellos. Sin embargo estaba a punto de casarse por conveniencia con otra mujer, así que su romance no tenía ningún futuro… ¿Cómo podría decirle entonces que esperaba un hijo suyo?

Él era rico, guapo y orgulloso; ella era amable y dulce… pero escondía una increíble fuerza
Víctor Silva deseaba a toda costa llevarse a la cama a Araminta Dampierre y siempre conseguía lo que quería. Aunque no sería nada más que sexo, porque jamás permitiría sentirse unido a una mujer. Haría salir la pasión de Araminta, disfrutaría… y después continuaría su camino.
Pero nunca había conocido a nadie como ella y pronto empezó a darse cuenta de que quizá aquélla fuera la mujer de su vida…

Ramón Villalba era guapo y rico y las mujeres hacían cola para calentarle la cama.
¿Por qué entonces podía querer un hombre así un matrimonio de conveniencia?
Nena Carvajal era una heredera de buena familia, joven y bella que necesitaba que la protegieran de los cazadotes. Desde luego, para Ramón no supondría ningún esfuerzo disfrutar junto a ella de los placeres de un matrimonio acordado…

Había crecido para mandar, pero… ¿podría aprender a amar?
Natasha de Saugure acudió a Francia por orden de su abuela, emocionada de volver a reunirse con el único familiar que le quedaba con vida. Lo último que se le habría ocurrido era que heredaría una importante propiedad… pero aquello le acarrearía la enemistad de su poderoso vecino, el barón Raoul d’Argentan.
La aristocrática familia de Raoul llevaba siglos enfrentada con la de Natasha, y el arrogante y guapísimo barón no parecía dispuesto a perdonar. Quería a Natasha en su cama, pero no necesitaba una esposa… ¿podría simplemente convertirla en su amante?

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.