Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Kathlenn Winsor – Varias

1660, Carlos II de Inglaterra ha recobrado el trono y vuelve del destierro. Su regreso, dando fin a un sombrío período, inaugura una era de opulencia, libertinaje e intriga. El monarca da el ejemplo rodeándose de una corte de jóvenes ociosos y jugadores, de mujeres hermosas. Ámbar, una joven cuyo origen noble ella ignorará siempre. vive en una aldea inglesa, soñando con una exist4encia fastuosa. Y un día se marcha a Londres con un encantador caballero que, de vuelta de Francia con la comitiva real, pasa por su pueblo.

Por siempre Ámbar (1944), prohibida en Boston y ridiculizada por los críticos, pero adorada por el público, llevó a la fama a la novelista primeriza y su protagonista, Ámbar St Clare, causó sensación. Tanto en el libro como en la versión cinematográfica de 1947, con Linda Darnell interpretando a Ámbar, la heroína descubre sin reparos los placeres sexuales con hombres de todas las clases sociales, hasta llegar a ser la amante del rey. Aborta en varias ocasiones y pocas veces se arrepiente. Se trataba de un tipo de protagonista sorprendentemente diferente y dio lugar a que novelistas posteriores, como Barbara Taylor Bradford, consideraran a Por siempre Ámbar su inspiración literaria.

Kathleen Winsor afirmó que llevó a cabo una exhaustiva investigación histórica para recrear la Inglaterra del siglo XVII, la epidemia de peste y el virulento incendio de Londres, el escenario de las 972 páginas de la obra. Añadió que a sus detractores, líderes de todo el mundo, les cegó la publicidad y no fueron capaces de ver que su libro no era tan escabroso como afirmaban. “No escribo escenas porno”, dijo Winsor. “Quiero decir que no escribo escenas anatómicas de revistas médicas. En todo caso, lo que escribo se queda corto comparado con los tejemanejes que escuchaba sobre ellos”. Aunque sólo había dos pasajes eróticos en sus primeros borradores, los editores los sustituían por puntos suspensivos y dejaban el resto a la imaginación del lector. “En aquellos tiempos todo se podía resolver con puntos suspensivos”, decía.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.