Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Robert Louis Stevenson – Varios Aventuras

Actualización!!!

«Bajamar», aparecida en 1894, fue la última novela que Stevenson publicó en vida, pues en el mes de diciembre de ese mismo año el autor de «La isla del Tesoro» moría en Apia, capital de Samoa, a los cuarenta y cuatro años, al final de una larga y penosa enfermedad.
El relato comienza con el encuentro en una playa de Papeete, capital de Tahití, de tres náufragos del destino, tres personajes heterogéneos, dignos representantes de otros tantos tipos sociales, a los que sólo une su situación desesperada: Herrick, licenciado por la universidad de Oxford, Davis, capitán de la marina mercante en paro, y Huish, un anodino empleado londinense.
Todos ellos han sido desterrados de su patria por diferentes motivos y se encuentran lejos de ella, en el último peldaño de la degradación y el abandono, cuando un rayo de luz viene a iluminar su negro futuro: la compañía de la goleta «Farallone» busca tripulación para transportar un cargamento de champán a Sidney. Durante el viaje irá saliendo a la luz el verdadero carácter, e incluso identidad, de los tres expatriados, y la travesía tomará un imprevisto derrotero…

El resultado es una apasionante novela de misterio y aventuras, que se desarrolla a lo largo de muchos años y países -Escocia, la India, Norteámerica-, en escenarios marinos y continentales, en ambientes tanto de salvajismo como de civilización. Se sirve de la rivalidad entre dos hermanos

Actualización!!!

Desprez es médico experto en salidas de sol, aprendiz de filósofo en busca de una vida perfecta y elaborador de variopintas teorías cuyas creencias podrían resumirse en una única frase: -rechazar el exceso-. El encuentro con el niño le hace albergar el deseo de convertirlo en su hijo y en su discípulo, y cuando el hallazgo de un tesoro está a punto de cambiar el rumbo de sus vidas… bueno… quizá lo hubiera llegado a hacer si no fuera por los frutos de sus enseñanzas. `El tesoro de Franchard` es, posiblemente, uno de los relatos más divertidos e irónicos de Stevenson. Y el doctor Desprez podría calificarse como uno de los mejores personajes salidos de su magistral pluma, dado que muchas de las ideas, problemas y conflictos de sus grandes obras se encuentran en este insólito y entretenido relato.

La novela narra las aventuras del joven aspirante a caballero Richard Shelton, pupilo de Sir Daniel Brackley, señor de Tunstall -y defensor, interesado y poco fiable, de la causa de Lancaster-, que, tras haber perdido a su padre en extrañas circunstancias, sirve a las órdenes de Sir Daniel y recorre la agreste región con los mensajes de su señor. Estamos en los prolegómenos de la batalla de Shoreby, y en la cercana abadía en ruinas de Holywood se oculta la hermandad de La Flecha Negra, cuyo capitán, el misterioso John Amend-all (John Arregla-todo), un vengador justiciero que nos recuerda al mítico Robin Hood, tiene atemorizadas a las autoridades locales, pues sus certeras flechas negras, acompañadas de un mensaje, prometen cobrarse la vida de cuatro malvados personajes: «Los cuatro recibiréis lo que es de razón / una flecha negra en vuestro negro corazón»…

El señor León Berthelini cuidaba mucho su apariencia, a fin de adecuar su aspecto exterior a las necesidades del mo¬mento. Así es que en la época en que le presentamos, afectaba cierto aire caballeresco y aventurero con cierto dejo doméstico a lo Rembrandt. Era más bien bajo y con alguna inclinación a la obesidad, su rostro sonriente, y la parte más notable de él la constituían sus negros ojos en los que se reflejaba un corazón bondadoso, una naturaleza sana y el más infatigable buen humor…`

Jim Hawkins, hijo adolescente del dueño de la posada Almiral Benbow, frente a la solitaria bahía del Cerro Negro, va a experimentar un cambio radical en su rutinaria existencia cuando un viejo y extraño marino que se hospeda en la posada le confiesa, al borde del delirium tremens provocado por el ron, que formó parte de la tripulación del mítico capitán pirata Flint, y que esconde en su baúl algo que codician sus antiguos camaradas. Muerto el viejo bucanero, Jim descubre el misterioso mapa de una isla entre sus pertenencias… Más no debe contarse. No nos queda sino desear, aún con un poco de envidia, a aquellos lectores que lean esta historia por primera vez que se embarquen también con viento favorable a bordo de su imaginación en pos de ese impagable tesoro que constituyen estas páginas, tesoro que a buen seguro jamás olvidarán.

Actualización!!!

Stevenson nos cuenta, en tono de leyenda, una historia mágica, repleta de misterio y horror, que sucede en las islas del sur. Un mago conduce a su yerno hasta un lugar misterioso donde el oro se recoge en una playa y resulta muy fácil ser rico. La avaricia llevará al joven a desafiar las leyes de la naturaleza y se verá confinado en una isla entre voces misteriosas y caníbales. El humor y las descripciones de estas fascinantes islas entusiasmarán a los lectores que no podrán cerrar el libro hasta conocer la suerte de este hombre ambicioso.

Aborrecía el conde a cierto barón alemán, forastero en Roma. Las razones de este aborrecimiento no importan, pero como tenía el firme propósito de vengarse, con un mínimo de peligro, las mantuvo secretas aun del barón. En verdad, tal es la primera ley de la venganza, ya que el odio revelado es odio impotente. El conde era curioso e inquisitivo, tenía algo de artista, todo lo ejecutaba con una perfección exacta que se extendía no sólo a los medios o instrumentos. Cabalgaba un día por las afueras y llegó a un camino borrado que se perdía en los pentanos que circundaban a Roma.`

La resaca es la última novela que Stevenson publicó en su vida, y una de sus obras más logradas, por su vigor narrativo y belleza estilística. En ella, tres vagabundos, a los que la adversidad convirtió en escoria del Pacífico Sur, se hacen cargo de un pailebote que transporta champan desde California a Sidney. A fuerza de emborracharse descubren que la mayor parte de las botellas sólo contienen agua, y que tampoco cuentan con provisiones suficientes como para alcanzar algún puerto importante. Avistan entonces una isla que no figura en la carta, en la que se topan, buscando su salvación, con el cuarto personaje. Allí, en medio de un clima de creciente tensión, ocurrirá el desenlace de una trampa perfecta.

Aventuras de un cadáver es una novela de acción en la que Stevenson utiliza sus grandes dotes de narrador de aventuras en un tema detectivesco que maneja con los habituales efectos de claridad y suspense.
Hablamos de tema detectivesco porque no llega a ser una novela policiaca, ya que carece de elementos tan básicos como un crimen y un detective, pero no deja de tener un cadáver yendo de un lado para otro y un decisivo móvil económico conectado con la muerte que constituye la base de la obra.

Los colonos de Silverado describe las andanzas y peripecias
acaecidas durante la nada convencional «luna de miel» de Stevenson y su mujer, Fanny Osbourne, por las montañas de California, donde se alojaron en una mina de plata abandonada de la legendaria Silverado, una mina rodeada de escoria y herrumbre, aunque en un marco natural de belleza incomparable, contando como única compañía con un extravagante grupo de vecinos -entre los cuales destacan los Hanson, pertenecientes a la «escoria blanca pobre»-, las agazapadas serpientes de cascabel y el fantasma melancólico de algún viejo minero.

Actualización!!!

John Nicholson es un alma bendita aparentemente empeñada en equivocarse una y otra vez, no se sabe si para darle la razón a un padre que, por así decirlo, peca de excesivo rigor religioso. Las tragicómicas peripecias de John adquieren un inesperado matiz si se conoce un pequeño detalle: son tan semejantes a la biografía del propio Stevenson que más de uno, y con buenas razones, se ha sentido tentado a confundirlas.

Robert Louis Stevenson, maestro indiscutible de historias ambientadas en el mar, recrea en Los traficantes de naufragios la vida turbulenta de los aventureros que buscan enriquecerse con negocios tan dudosos como la explotación de los restos de un naufragio o el contrabando de opio. Todo empieza cuando Jim Pinkerton y Loudon Dodd compran a un precio fabuloso (en una subasta enloquecida) los restos de un bergantín naufragado en las islas Midway, pensando que encontrarán suficiente opio como para enriquecerse. Sin embargo, una nube de misterio rodea al bergantín náufrago… un misterio que sólo deja entrever los restos de una enorme tragedia.

Los viajes descritos en este libro fueron para mí muy
agradables y afortunados, pues aunque rudos en un principio,
tuve la mejor suerte al fin. Pero todos viajamos por lo
que Juan Bunyan llama el desierto de este mundo; además,
todos viajamos en jumento: y lo mejor que podemos encontrar
en nuestros viajes es un leal amigo. Afortunado viajero es el
que encuentra muchos. Verdaderamente viajamos para encontrarlos.
Ellos son el fin y recompensa de la vida. Ellos
nos mantienen dignos de nosotros mismas; y cuando nos vemos
solos, estamos, sin embargo, más cerca del ausente.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.