Clik aqui para ver como descargar los libros

Lastimosamente no se envia libros a nadie x mail, a no ser los especificados en los temas. No insistan. No respondere mails con dichos pedidos. Para eso comparto.

Stephen R. Lawhead – Ciclo Pendragón

Nadie escuchaba a los magos. Los altivos y hermosos atlantes preferían vivir despreocupados, gozando de las delicias de su patria. Sin embargo, no quedó piedra sobre piedra de las pulcras ciudades, ni de los magníficos templos, y el esbelto minarete de cristal del palacio del rey Avallach se rompió en mil fragmentos. Sólo tres barcos pudieron escapar a la tragedia, el gran maremoto que causó la desaparición de la Atlántida. En ellos viajaban el rey Avallach y su hija Charis, quienes emprenden un largo peregrinaje que los lleva hasta las desconocidas costas bretonas, en Inys Prydein, una isla envuelta en brumas. Allí existe un mundo diferente, en el que los jefes celtas luchan por sobrevivir durante el ocaso del Imperio de Roma. Una figura heroica destaca sobre todas las demás: el príncipe Taliesin, en quien se reúne toda la grandeza humana, nobleza y bondad, mansedumbre y majestad, belleza y sinceridad. Ésta es una historia que abarca dos mundos, un sueño que canta en el corazón, un amor que engendra el milagro de Merlín… de Arturo… y un destino que es más que un reino.

Algunos afirman que apareció una mano que sujetó la hoja desnuda y la guió hasta el interior de la piedra, otros dicen que un rayo de luz los cegó un instante y que, cuando volvieron a mirar, la espada estaba clavada en ella. Fuera lo que fuese, todos están de acuerdo en que un fuerte hedor a roca quemada llenó el aire y los ojos escocieron. ‘¡Pedís una señal! -exclamé-. Aquí la tenéis: aquel que saque la espada de la piedra será el auténtico rey de Inglaterra’. Merlín, igual que su padre, el bardo Taliesin, tiene que llevar a cabo una gran misión. Sin embargo, la suya es aún más difícil. Mientras Taliesin imaginó en una canción el Reino del Verano, Merlín ha de hacerlo realidad. Pero, ¿cómo? El joven deberá descubrirlo a través de una serie de duras pruebas que agotarán su espíritu y estarán a punto de destruir su cuerpo y mente. No obstante, detrás de ese propósito se esconde el glorioso objetivo de su vida: prepara la llegada de Pendragón, el gran monarca de Inglaterra, Señor del Reino del Verano y León de Logres.

Es la víspera de la Misa de la Natividad, y los señores de Inglaterra se han reunido en Londinium para celebrar un consejo con el propósito de intentar descubrir quién de entre todos ellos podría convertirse en Supermo Monarca. Han pasado quince años desde que se colocó allí la espada. El otrora pulido acero está ahora oxidado, la piedra erosionada y manchada por el tiempo, pero la amatista de la empuñadura, tallada en forma de águila, todavía brilla con su fuego imperial inmutable. Arturo extiende despacio la mano. El joven tiembla. ¿Frío? ¿Temor? Un poco de ambos, posiblemente. Mira a Merlín, quien asiente en silencio. Arturo cierra los ojos y aspira con fuerza, se da ánimos, preparado ya para enfrentarse a lo que sea. Sus dedos se cierran con fuerza sobre la empuñadura: ¡con qué naturalidad encaja en su mano! Tira de ella. Se escucha el roce del acero sobre la piedra y la exclamación de sorpresa de la multitud cuando eleva la enorme espada y la esgrime en el aire para que todos puedan verla.

Vidente, cantor, príncipe de los druidas, Taliesin se alzó de entre las llamas del caos, y el amor hizo que uniera su vida a una princesa de la Atlántida, justo cuando se producía el milagroso nacimiento de una nueva era. De dicha unión fue fruto Merlín, guerrero temido y profeta de renombre, quien siguió la llamada de la fe en una tierra emponzoñada por la barbarie y la codicia desmedida, para preparar el camino al transcendental acontecimiento que alteraría para siempre el destino de la Isla de los Poderosos. Ese acontecimiento fue el advenimiento de Arturo, Señor del Reino del Verano, cuya gloriosa ascendencia había sido profetizada, el fabuloso astro que brillaba más que todos los que lo precedieron, quien unió una isla asolada y destrozada por la guerra bajo una bandera, un dios y un rey.

La sequía, la peste y la guerra han dejado maltrecha la Isla de los Poderosos, y su rey, el amado Arturo, está gravemente herido. Sin embargo, el Supremo Monarca vive, sus heridas han sanado y le han sido devueltas las fuerzas gracias a una reliquia sagrada que ha estado oculta hasta ahora: el Santo Grial. En Yns Avallach, un Arturo moribundo ha recuperado milagrosamente la salud y, en esta época de enfermadades y muertes, desea compartir los poderes curativos del Grial con todos aquellos que lo necesiten. Pero la maldad ha penetrado en la corte bajo la apariencia de una hermosa doncella. Sin que lo sepa Arturo, ni sus leales guerreros, ni su adorada Gwenhwyar, desaparece el Grial, perdiéndose en el desconocido mundo de las tinieblas. Arturo debe enfrentarse ahora al mayor desafío de su reinado: recuperar el Grial perdido, siguiendo un sinuoso sendero que conduce implacable a un enfrentamiento con el más terrible de los adversarios: Morgian, Reina del Aire y de las Tinieblas.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.